Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Facebook y Apple apuestan por la vitrificación de ovocitos

Facebook y Apple apuestan por la vitrificación de ovocitos

11-11-2014

 “Cuando no tienes tiempo, tienes que tomarlo prestado” así se pronunciaba Steve Jobs, el recordado y enérgico cofundador de Apple, en una de sus últimas apariciones en público. Ese pensamiento es quizá el que ha llevado a la firma de la manzana a ofrecer a su personal femenino un paréntesis en la maternidad que no frene la posibilidad de una brillante carrera dentro de la empresa. Apple, con esta iniciativa, secunda al gigante de las redes sociales Facebook, que ya ofrece en su seguro médico la cobertura para la vitrificación de los óvulos de aquellas empleadas que sin causa médica alguna, decidan dejar para más adelante eso de formar una familia.

Lo que en principio puede entenderse como una apuesta de estas dos megacompañías por garantizar la maternidad de sus empleadas, ofreciéndoles una valiosa ayuda, genera sin embargo, un intenso debate en el cual subyacen quizá, intereses de carácter más empresarial. La maternidad puede esperar, pero tu carrera profesional no. Este puede ser el mensaje que se esconde entre líneas en el anuncio de estas novedosas medidas.

Evidentemente ni Facebook ni Apple son responsables de la inestabilidad laboral y de que estadísticamente la edad para la maternidad se venga retrasando en los países más desarrollados progresivamente en los últimos años, situándose en España por encima de la treintena en las mujeres. Entiendo, por tanto, que esta medida surge como respuesta a una situación que ya existe, y no al contrario. El hecho de que Apple también anuncie mejoras en su política de permisos de maternidad refuerza las buenas intenciones de la empresa de cara a sus empleadas. Es decir, las empresas, conscientes de la dificultad de la mujer para integrarse en el mercado laboral, ofrecen una mejora en las condiciones laborales que en este caso se enfoca a la posibilidad de retrasar la edad para ser madres, tomando prestado tiempo a nuestro reloj biológico.

Siempre es bienvenida cualquier tipo de iniciativa que traiga consigo la mejora de las condiciones de los trabajadores o trabajadoras en este caso, pero no deja de preocuparme que la generalización de esta práctica conlleve un cambio de tendencia que anime a las futuras mamás a postergar aún más su primer embarazo. La vitrificación de ovocitos en una mujer joven para su posterior fecundación arroja buenos resultados, pero no es lo ideal, sobre todo si se convierte en una práctica habitual y no como respuesta médica a un problema de fertilidad. Creo que aquellas mujeres que opten voluntariamente por este recurso deben contar con la suficiente información y el asesoramiento de los especialistas, ya que las probabilidades de gestación y el buen término del embarazo no dependen únicamente de la buena salud del embrión. La edad de la paciente, el buen estado del útero y un largo etcétera de factores pueden influir negativamente.

Tampoco debemos olvidar que nuestra capacidad de reproducción no responde solo a parámetros bio o fisiológicos, si la fertilidad de la mujer decae de forma natural a partir de los 35 años, este hecho responde también al entorno social que se le va a ofrecer a esa nueva vida. Y aunque a esa edad nuestra supuesta estabilidad nos permitirá mejorar las condiciones de vida de nuestro hijo, sin duda, no gozaremos de la misma vitalidad que teníamos hace algunos años.

Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida

volver