Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

A FONDO ¿Para qué sirve la ecografía en el segundo trimestre?

A FONDO ¿Para qué sirve la ecografía en el segundo trimestre?

27-05-2013

La ecografía de la semana 20ª de gestación es uno de los momentos más esperados por la mujer embarazada. Ya son cinco meses de embarazo y desea saber si está todo bien. Es una cita no exenta de nervios para toda la familia, y hasta que finalice la exploración no podremos quedarnos tranquilos. Por otro lado, a pesar de la inquietud que nos pueda acompañar, no debemos olvidar que es una gran oportunidad para conocer a nuestro futuro bebé. Vamos a pasar casi media hora viéndolo en la pantalla, aunque nos resulte difícil entender lo que vemos, es un momento especial y de cierta intimidad que no debemos dejar de vivir con ilusión.

Desde el punto de vista técnico, el objetivo de esta ecografía es ayudar a detectar aquellos casos en los que exista algún tipo de malformación en el feto. Mediante la detección precoz de este tipo de anomalías se pueden mejorar las expectativas de calidad de vida de los futuros bebés y sus familias, siendo posible en algunos casos su tratamiento antes del nacimiento. Por lo tanto, la decisión de realizarse esta prueba es muy importante y hay que tomarla con toda la información que tu ginecólogo te aportará.

La ecografía se denomina de alta resolución y se suele realizar vía abdominal, aunque puede complementarse vía vaginal si fuera necesario. En ella veremos el feto y otras estructuras que lo rodean como placenta y líquido amniótico. Durante la prueba, el ginecólogo hará una serie de medidas de diferentes partes del bebé que luego vendrán reflejadas en el informe a modo de siglas, y un estudio detallado de los órganos del feto de cabeza a pies. Los importantes avances que han experimentado los equipos de ecografía en los últimos 15 años hacen posible que dispongamos de una prueba como ésta, que contribuye a la mejora en nuestra capacidad para detectar malformaciones fetales. La sensibilidad de la prueba depende de varios factores: la posición fetal, sobrepeso u obesidad de la paciente, cantidad de líquido amniótico, tipo de malformación a estudiar, etc.

¿Qué vamos a ver en esta ecografía?
• Número de fetos, en caso de más de uno, tipo de placentación.
• Vitalidad y frecuencia cardiaca fetal.
• Posición del feto y movimientos fetales.
• Zona de implantación de la placenta y tipo de inserción.
• Cantidad de líquido amniótico.
• Número de vasos del cordón umbilical.
• Medidas del feto en milímetros. La relación entre ellas nos darán el dato de la edad gestacional y el peso aproximado en gramos.
-diámetro biparietal (DBP): medida de un lado a otro del cráneo.
-circunferencia cefálica (CC): medida de la circunferencia de la cabeza.
- perímetro abdominal (PA): medida de la circunferencia abdominal a nivel del estómago.
- longitud femoral (LF): longitud del fémur.


Al detalle:
• Cabeza-S.N.C: valorar estructuras óseas (cráneo) y estructuras encefálicas (cerebro y cerebelo) comprobando medidas acordes y normalidad de todas ellas.
• Cara: además de las estructuras óseas, se debe observar órbitas, nariz y labios fetales normales.
• Corazón-Grandes vasos: posición del corazón y orientación adecuada dentro del tórax, presencia de dos aurículas y dos ventrículos de morfología normal y con las conexiones entre sí correctas. Situación de las válvulas cardiacas y salida   de los grandes vasos. El corazón es uno de los órganos de más difícil visualización, pues es un órgano que se mueve continuamente dentro del bebé, que se mueve continuamente, a veces puede requerir más tiempo al profesional, enocasiones incluso nos pueden sugerir ir a dar una vuelta o tomar algo dulce para animar al bebé a cambiar de postura si no permite una exploración completa.
• Tórax-Pulmones: comprobar pulmones homogéneos y tórax con forma normal.
• Abdomen-Pared Anterior: valorar diafragma, pared anterior del abdomen sin anomalías, estómago correctamente situado y con apariencia normal. El hígado y asas intestinales normales. La morfología de los riñones y la vejiga normales.         Identificar genitales con normalidad, confirmación del sexo en la mayoría de casos.
• Columna Vertebral: comprobar que no tiene defecto en toda su longitud.
• Extremidades: veremos las cuatro extremidades con sus huesos largos. Manos y pies deben tener forma y situación normal con respecto al resto de la extremidad.

Dra. Anabel Salazar, ginecóloga especialista en reproducción asistida
 

volver