Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

A FONDO Vitrificación de ovocitos por motivo social

A FONDO Vitrificación de ovocitos por motivo social

10-06-2013

Cada día vemos en los medios de comunicación noticias de alarma sobre el retraso de la maternidad en España. Y es que actualmente la edad para tener el primer hijo en nuestro país es de 31,5 años, siendo la tendencia ascendente.

Existen múltiples factores que hacen que las mujeres no se planteen la maternidad antes de los 30 años como una prioridad. La inmersión en el mercado laboral, la necesidad de adquirir una estabilidad profesional y económica para mantener una familia, el uso de métodos anticonceptivos eficaces durante largo tiempo o simplemente el estado del bienestar.

El problema es que la edad de la mujer es el principal factor de esterilidad en nuestros días. La fertilidad femenina disminuye a medida que cumplimos años, ya que tenemos un número de óvulos limitado, y tanto su cantidad como su calidad comienzan a caer a partir de los 30 años, haciéndose más abrupta la caída por encima de los 35 y bastante importante más allá de los 40.

Esta tendencia da lugar a una mayor demanda de técnicas de reproducción asistida. Según datos de la SART (Society for Assited Reproductive Technologies) el número de ciclos de Fecundación in Vitro (FIV) en mujeres por encima de 41 años ha aumentado un 41% en EEUU entre 2003-2009, siendo un grupo de edad con una tasa de recién nacido vivo del 4,2%. Y no es que las mujeres no sepan que cumplir años hace más difícil tener un hijo, habitualmente tienen cierto grado de conocimiento sobre el tema, pero piensan que las técnicas de reproducción asistida y los avances de la ciencia podrán resolver el factor edad, según resultados obtenidos de estudios y encuestas realizadas a mujeres en edad fértil publicadas recientemente.

En este marco de intentar ganarle la batalla al paso del tiempo, la vitrificación de ovocitos, una técnica que permite a la mujer conservar sus óvulos para utilizarlos posteriormente, se presenta como una alternativa eficaz. En los últimos años se ha convertido en un tratamiento con buenos resultados gracias a los avances en la técnica, por lo que ha comenzado a aumentar la demanda de mujeres que acuden a las clínicas para realizar este tipo de tratamiento, y el deber de los profesionales es asesorarlas desde todos los puntos de vista.

En esta línea, la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) crea el Grupo de Interés de Preservación de la Fertilidad, con la idea de dar una respuesta lo más precisa posible a la creciente demanda de la sociedad para preservar la fertilidad del hombre y de la mujer, tanto por motivos sociales o personales, como por motivo de enfermedades que pongan en peligro la fertilidad de los pacientes. También la Sociedad Europea de Reproducción Humana (ESHRE) siguiendo la misma línea, edita una guía clínica con recomendaciones para los profesionales de medicina reproductiva que reciben pacientes con demanda de estas técnicas. De ambos documentos y de lo publicado en la literatura científica hasta ahora podemos sacar algunas conclusiones:

• La edad para realizar estos procedimientos no debería ser superior a los 35 años, ya que las posibilidades de éxito disminuyen por la propia edad.

• La tasa de supervivencia de ovocitos puede ser hasta del 96% en mujeres jóvenes de menos de 35 años.

• La tasa de supervivencia se ve afectada por la edad materna negativamente, aunque los resultados de gestación son similares a los esperados con ovocitos frescos para los mismos grupos de edad.

• No se han observado diferencias hasta la fecha en peso de los niños nacidos por estos procedimientos.

Si estás pensando en realizar este tipo de técnica la mejor opción es dejarte asesorar de forma individualizada por profesionales en reproducción asistida para que resuelvan todas tus dudas.

Dra. Anabel Salazar, ginecóloga especialista en reproducción asistida
 

volver