Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Actualidad

>

Noticias

>

Las grasas de la dieta influyen en el riesgo de endometriosis

RSS

Las grasas de la dieta influyen en el riesgo de endometriosis
24 de marzo 2010

El crecimiento anómalo de tejido endometrial fuera del útero se denomina endometriosis. Durante el ciclo reproductivo, estas células, que suelen formar cúmulos en otros órganos pélvicos, responden a los cambios hormonales igual que las que ocupan su lugar normal (la capa interna del útero) y que son las responsables del sangrado menstrual. Cada mes se descaman y producen hemorragias que pueden acarrear grandes dolores.


A pesar de los esfuerzos, aún quedan muchas incógnitas alrededor de este problema, que representa la tercera causa de hospitalización ginecológica entre las estadounidenses y puede provocar infertilidad. Un trabajo publicado ahora en la revista 'Human Reproduction' aporta información valiosa para las mujeres que lo padecen ya que identifica lo que podría ser el primer factor de riesgo modificable de la enfermedad.


Los resultados surgen de uno de los grandes estudios realizados en mujeres, el Nurses' Health Study, en el que cerca de 120.000 enfermeras fueron seguidas durante 12 años (entre 1989 y 2001). Para este análisis, los autores tomaron los datos de 70.000 de esas mujeres entre 25 y 42 años. Se diagnosticaron en total 1.199 casos de endometriosis.


Protegerse con la dieta
"Los factores dietéticos han sido el centro de un creciente número de libros y páginas web dirigidos a las pacientes con endometriosis", explican los autores. "Desafortunadamente, existen pocas evidencias científicas que apoyen estas sugerencias", aunque algunas investigaciones con animales y seres humanos lo han sugerido.


No obstante, la dieta es un elemento que está ganando importancia en la prevención y tratamiento de muchas patologías. De modo que los autores, procedentes de la Universidad de Harvard y el Brigham and Women's Hospital (Estados Unidos), analizaron la relación entre la ingesta de grasas y la aparición de endometriosis.


Sus hallazgos confirman la importancia de lo que comemos. Por un lado, observaron que las mujeres que consumían más grasas 'trans' –relacionadas con patologías cardiovasculares- tenían un 48% más de riesgo de desarrollar esta enfermedad, en comparación con las que ingerían menos.


Si las grasas 'trans' son los malos de la película, los buenos no podrían ser otros que los ácidos grasos omega 3. Estos lípidos cardiosaludables, presentes sobre todo en los pescados azules, confieren un efecto protector frente a la endometriosis. Las mujeres que integraban una mayor cantidad en su dieta, tenían un riesgo un 22% inferior, comparado con las que tomaban menos.


"Millones de mujeres en el mundo sufren endometriosis. Muchas de ellas han estado buscando algo que poder hacer por ellas mismas o sus hijas para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad y estos hallazgos sugieren que los cambios en la dieta podrían ser una opción. Los resultados deben ser confirmados por otras investigaciones, pero este trabajo nos proporciona una fuerte señal de que estamos en el camino correcto", ha explicado Stacey Missmer, especialista en ginecología y obstetricia y líder del estudio.


El siguiente paso, según ha anunciado la investigadora, será comprobar si aumentar los omega 3 y reducir las grasas 'trans' en la dieta es una medida capaz de aliviar los síntomas en mujeres que padecen la enfermedad.

Fuente: elmundo.es

 

volver