Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Hipeméresis gravídica: cuando las náuseas en el embarazo son extremas

Hipeméresis gravídica: cuando las náuseas en el embarazo son extremas

 27-10-2014

Como todos sabemos, uno de los síntomas más típicos del embarazo es la presencia de náuseas y vómitos. Aunque suelen ser un contratiempo leve que no comporta mayor gravedad y desaparecen a medida que avanza el embarazo, en algunas mujeres puede complicarse. Por eso, este post lo dedicamos a una enfermedad cuyo nombre probablemente desconozcas, pero no así sus síntomas: la hipeméresis gravídica.

¿Qué es?

Se denomina hipeméresis gravídica a la presencia de náuseas y vómitos frecuentes y pronunciados en la mujer embarazada.

Aunque como decimos las náuseas y vómitos son un síntoma habitual en los primeros meses de gestación, en este caso se consideran graves, puesto que en exceso pueden causar deshidratación o falta de las necesidades nutricionales básicas, pudiendo afectar negativamente a la salud de la madre y del bebé.

La hipeméresis gravídica suele afectar a muchas embarazadas, aunque solo se diagnostica el 1-2% de los casos, debido a la falta de conocimiento y a la dificultad para identificar la enfermedad.

¿Cuándo ocurre?

Tal y como sucede con las náuseas leves, suelen iniciarse a partir de la cuarta o quinta semana de embarazo, y se prolongan hasta la mitad del mismo, aproximadamente. Sin embargo, en algunas mujeres el malestar permanece a lo largo de toda la gestación.

Por otro lado, la hipeméresis gravídica normalmente se da en el primer embarazo de la mujer. No obstante, es probable que aquellas que lo sufrieran en su primera gestación vuelvan a pasarlo en embarazos posteriores.

Síntomas

  • Náuseas y vómitos severos (más de cuatro veces al día)
  • Incapacidad de retener la comida y líquidos ingeridos
  • Debilidad y fatiga
  • Pérdida de peso severa (5% o más del peso previo al embarazo)
  • Deshidratación
  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Desmayos, vértigo o pérdida de equilibrio
  • Dificultad para orinar
  • Presión arterial baja
  • Ritmo cardíaco acelerado

¿Por qué ocurre?

Factores de riesgo:

  • Primer embarazo
  • Embarazo múltiple
  • Sobrepeso
  • Altos niveles de la hormona gonadotropina coriónica (hCG), que se suelen disparar durante las primeras semanas de embarazo
  • Deficiencias nutricionales
  • Altos niveles de tiroxina, hormona segregada por la glándula tiroidea

Tratamiento

Aunque los especialistas suelen ser bastante conservadores a la hora de recetar fármacos a las mujeres embarazadas, es importante que remitas a tu médico todos tus síntomas para que te pueda tratar según tu caso.

En ocasiones, basta con que la mujer tome ciertas medidas caseras para mejorar sus síntomas, como retrasar el desayuno, comer en pequeñas cantidades o huir de olores muy fuertes. Sin embargo, hay casos más graves en los que puede ser necesaria cierta medicación para evitar las náuseas y vómitos y mantener las calorías básicas para el bienestar del bebé. Por último, en situaciones más extremas se puede requerir la administración de líquidos por vía intravenosa.

Pero sea cual sea tu caso, no te preocupes: tu médico sabrá guiarte y te ofrecerá las recomendaciones que te ayudarán a llevar un embarazo tranquilo. ;-)

volver