Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

La importancia de la alimentación antes del embarazo, por la Dra. Victoria Rey

RSS
La importancia de la alimentación antes del embarazo, por la Dra. Victoria Rey

 La salud materna durante el embarazo y los resultados perinatales dependen de la salud de la madre en el periodo preconcepcional. Uno de los factores más influyentes en la salud materna es el tipo de nutrición. Los aspectos relacionados con la dieta en el periodo preconcepcional y el peso materno se ha demostrado que influyen en los resultados perinatales (peso al nacer, parto pretérmino, etc).

Un buen comportamiento alimenticio durante los 12 meses previos al comienzo del embarazo, junto con el aporte de suplementos de oligoelementos y vitaminas aconsejadas por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia desde 2 meses antes, mejora el desarrollo de la gestación y los resultados neonatales.

Por esta razón, es aconsejable que las mujeres que vayan a programar su embarazo o que se encuentren en tratamiento de reproducción asistida sean debidamente orientadas por su ginecólogo acerca de las normas que deben seguir en su dieta diaria.

La alimentación diaria de la mujer que busca embarazo debe ser equilibrada en nutrientes. Durante el embarazo, la mujer necesitará más proteínas, calcio, hierro y ácido fólico. Por tanto, la mujer debe conseguir unos niveles aceptables de estas sustancias, que se consigue siempre que la dieta diaria contenga carne, pescado, frutas, verduras y leche. Además, debe reducirse lo más posible el consumo de cafeína, azúcar, dulces y grasas.

Además de estos alimentos de aporte diario, son importantes los alimentos ricos en yodo (bacalao, mariscos, fresas, leche, queso, patatas), porque el embarazo es una de las situaciones en las que puede producirse falta de yodo con mayor frecuencia, dado los mayores requerimientos de este nutriente durante esta etapa de la mujer.

Por otra parte, son necesarios una serie de alimentos ricos en folatos (pan, zumo de naranja, tomate, espinacas, lechuga romana, col, espárragos, legumbres, aguacates) que, junto con un complemento alimenticio diario de 400 microgramos de ácido fólico, son de vital importancia para prevenir los defectos del tubo neural en el feto.

En mujeres con sobrepeso, además de todo lo anterior, se aconseja que acudan a un especialista endocrino para que le asesore y ajuste la dieta de forma personalizada, con el objetivo de conseguir que su peso esté lo más cercano a su peso ideal al inicio de la gestación, y que la ganancia de peso durante el embarazo sea la menor posible.

Dra. Victoria Rey

volver