Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

“La importancia de una correcta alimentación durante el embarazo Dra. Silvia Pilar González

RSS
“La importancia de una correcta alimentación durante el embarazo Dra. Silvia Pilar González

“La importancia de una correcta alimentación durante el embarazo: consejos dietéticos, control de peso y suplementos nutricionales

 

Dra. Silvia Pilar González
Subdirectora Médica
Gabinete Médico Velázquez
Madrid

 

El embarazo es un  estado natural y no una enfermedad. Sin embargo, supone una serie de cambios en el organismo que pueden afrontarse mejor si se realizan las visitas adecuadas al ginecólogo y se tienen en cuenta las siguientes recomendaciones.  

Consejos dietéticos

La dieta ha de ser variada, completa y equilibrada, pobre en grasas y rica en proteínas, verduras, frutas y lácteos, hasta cubrir las necesidades calóricas requeridas. En líneas generales, se recomienda una ingesta extra de unas 300 kcal, es decir unas 2.200 a 2.500 Kcal al día.

Como normas generales, se aconseja:

  • Realizar 5 tomas al día: 3 comidas principales (desayuno, comida y cena), un tentempié a media mañana y merienda por la tarde.
  • Aumentar la ingesta de líquidos (agua, zumos de frutas) por encima de 2 litros al día.
  • Cocinar a la plancha, al vapor, hervidos o al horno, evitando los fritos, salteados y rebozados.
  • Consumir alimentos frescos, evitando conservas, alimentos precocinados o congelados.
  • Reducir el consumo de sal, para disminuir la retención de líquidos.
  • En caso de ardores, evitar los alimentos grasos, las bebidas con gas y los picantes. Dejar transcurrir, al menos, 2 horas desde la última comida hasta antes de acostarse, en caso de ardores. Levantar unos 15 cm la cabecera de la cama.
  • En caso de estreñimiento, consumir alimentos ricos en fibra: frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. Ir al baño a la misma hora todos los días.
  • No tomar alcohol ni otras drogas. Disminuir la ingesta de café y té (máximo 2 tazas al día).
  • Aumentar la ingesta de calcio (unos 1200 mg al día), hierro, vitaminas y folatos. Generalmente, será necesario un aporte mediante suplementos nutricionales (ver mas adelante).
  • Para prevenir la toxoplasmosis (infección por un parásito): no ingerir carne cruda o poco cocinada; lavar bien las frutas y verduras que se consuman crudas; y lavarse las manos y utensilios utilizados después de manipular la carne cruda, frutas o verduras.

 

Control de peso

El aumento de peso durante el embarazo deberá controlarse, como mínimo, una vez al mes. Este aumento de peso se efectuará de forma individualizada, dependiendo del peso de la madre al inicio del embarazo y de su talla. También dependerá de si es un embarazo único, gemelar o múltiple.

A modo orientativo, y teniendo en cuenta el peso antes del embarazo, podemos decir que las mujeres con:

  • peso normal, deben aumentar unos 9–12 kg.
  • peso bajo, deben aumentar unos 12-18 kg.
  • sobrepeso, deben aumentar un máximo de 7-9 kg.

El incremento de peso no es constante sino que varía a lo largo del embarazo. Así, una mujer de peso normal, el primer trimestre aumentará cerca de 1 kg, el segundo trimestre unos 3-4 kg y en el tercer trimestre unos 8 kg.

Todos estos pesos son orientativos y deben consultarse con el ginecólogo.

Suplementos nutricionales

Ya se ha comentado antes que, en determinadas ocasiones y para complementar la dieta, es necesario tomar suplementos nutricionales. Los más importantes son:

  • Folatos. Deben tomarse a partir del momento en que se comienza a intentar quedar embarazada, idealmente unos 2–3 meses antes del embarazo. También durante todo el embarazo, en cantidades de 0,4-0,8 mg al día, normalmente en forma de complemento multivitamínico. Los folatos, en las primeras semanas del embarazo, disminuyen el riesgo de aparición de defectos del tubo neural (espina bífida) y posteriormente previenen posibles complicaciones durante el embarazo.

Existen diferentes tipos de folatos tales como el ácido fólico, el ácido folínico y el 5-Metil THF o Metafolin. Tanto el ácido fólico como el folínico deben trasformarse en Metafolin, que es el único folato biológicamente activo. Sin embargo, algunos estudios indican que un 50% de mujeres presentan dificultades para esta transformación y, por tanto, no podrían asegurar un nivel óptimo de folatos. De ahí la importancia de suministrar el tipo y la cantidad óptima de folatos para asegurar el correcto desarrollo del feto.

  • Hierro. Se tomarán suplementos de hierro especialmente durante el segundo y tercer trimestre del embarazo y la lactancia para reponer las reservas de hierro de la madre y evitar así la aparición de anemia por falta de hierro.
  • Calcio. Durante el embarazo se deben consumir unos 1.200 mg de calcio al día. Éste provendrá de la leche y sus derivados (4 raciones al día) o de suplementos de calcio.
  • Yodo. En aquellos casos de dietas pobres en yodo (dietas sin pescado, sal yodada…) se aconsejan suplementos de 0,15 mg de yodo.
volver