Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Importancia de la vitamina D en los tratamientos de reproducción

Importancia de la vitamina D en los tratamientos de reproducción

21-03-2017

Como de lo que se trata es de ponernos al día en los temas de actualidad, me parece de gran interés hablaros sobre la vitamina D, ya que cada vez está cobrando más relevancia. Antes de iniciar los tratamientos de fertilidad, en las consultas solicitamos con frecuencia un análisis de vitamina D para valorar si sus niveles en sangre están correctos. Pero esta vitamina no solo tiene importancia en mi especialidad, también afecta a otros sistemas, principalmente al músculo esquelético.

Haciendo un breve recordatorio sobre nuestra protagonista, es importante saber que el papel fundamental de la vitamina D es el de estimular la absorción en el intestino del calcio y el fósforo, elementos esenciales para la formación normal de los huesos, pudiendo provocar su falta la osteoporosis en adultos y el raquitismo en los niños. Cumple además una función inmunitaria, ayudando a prevenir enfermedades, y es reguladora del crecimiento celular.

Existen dos tipos de vitamina D: una denominada ergocalciferol o vitamina D2, producida por las plantas, y otra, colecalciferol o vitamina D3, que adquirimos a través de la ingesta y gracias a la síntesis endógena a nivel de las células de la epidermis de la piel, para lo cual es imprescindible la presencia de los rayos solares.

Voy a explicar un poco cada una de estas vías:

-La primera vía de aporte sería la dieta. Los alimentos ricos en vitamina D3 son el queso, la mantequilla, la leche y el pescado azul. La recomendación de ingesta de vitamina D3 es de unas 400 unidades internacionales diaria, por lo que en caso de no alcanzar dichos niveles, y sobre todo en etapas de la vida en las que es muy importante evitar su déficit, se recomienda una aportación extra. Tened en cuenta que su déficit puede implicar un incremento en la incidencia de fracturas óseas, con lo que esto supone en personas de edad avanzada.

- La segunda vía de aporte de la vitamina D3 es la endógena. Se forma a partir de un precursor que se encuentra en nuestra piel, llamado 7-dehidrocolesterol, que al recibir las radiaciones ultravioleta se transforma en vitamina D3. El déficit de dicha vitamina es muy frecuente en los países industrializados con gran polución ambiental y en aquellas latitudes con escasa exposición solar, debido al uso de protectores solares por la intensidad de la radiación ultravioleta a la que estamos expuestos.

El metabolito que medimos en sangre para valorar si los niveles son los adecuados es la 25-hidroxivitamina, que, según la Fundación internacional de la Osteoporosis (IOF, por sus siglas en inglés), debe estar por encima de los 30 mg/ml. Se consideran valores insuficientes entre 20-30mg/ml, y deficientes, por debajo de 20mg/ml.

En el campo de la reproducción asistida, hay artículos publicados que nos recomiendan que nuestras pacientes tengan unos niveles de vitamina D adecuados antes de iniciar los tratamientos de fertilidad para favorecer la implantación embrionaria. Se piensa que la vitamina D influye en el desarrollo del revestimiento adecuado de la mucosa de la cavidad uterina, además de comportarse como un agente inmunoregulador. No obstante, tras revisar la literatura, los autores siempre especifican que deben realizarse más estudios al respecto. Os adjunto un artículo publicado que realizó una revisión bibliográfica sobre todo lo escrito acerca la vitamina D por si os interesa ampliar vuestra información.

 

 
 

Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en la clínica IVI Sevilla.

 

volver