Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Actualidad

>

Noticias

>

Infecciones vaginales y fertilidad: qué relación tienen

RSS

Infecciones vaginales y fertilidad: qué relación tienen
11 de mayo 2018
Infecciones vaginales y fertilidad: qué relación tienen

 No es algo inusual. Lo cierto es que casi todas las mujeres sufren alguna vez en su vida una infección vaginal. Por tanto, casi todas son conscientes de lo molesto y lo doloroso que puede ser. Ahora bien ¿hasta que punto pueden influir estas infecciones vaginales en la fertilidad de la mujer?

¿Cuáles son las infecciones vaginales que pueden hacer peligrar la capacidad reproductiva de una mujer? Te damos algunos datos relacionados con los problemas de fertilidad de este tipo que te serán de ayuda para comprender este problema.

Qué son las infecciones vaginales


En Serás mamá te ayudamos a entender la relación entre las infecciones vaginales y la fertilidad, lo primero que debemos saber es qué es exactamente una infección vaginal.

El término médico para referirse a ellas es vaginitis. Es una inflamación de la vagina que puede estar producida por varias causas. Así, la vaginitis o vulvovaginitis, está causada principalmente por organismos vivos como bacterias, hongos o virus. No obstante, también hay agentes externos que
pueden producirla, como productos de higiene íntima, espermicidas o una mala higiene en la zona.

Las ets pueden provocar la infertilidad, también se puede producir por las infecciones en el cuello uterino por gonorrea o clamidia (enfermedades de transmisión sexual). En estos casos infecciosos son los más preocupantes
en el tema de la fertilidad.

Cuáles son los síntomas de una infección vaginal


Aunque hay mujeres que son completamente asintomáticas, lo normal es tener algunos de los siguientes síntomas:

  • Registrar un mal olor u olor excesivamente fuerte en la vagina.
  • Presentar un picor de moderado a fuerte en la vagina.
  • Notar cierto ardor en la zona vaginal.
  • Dolor o irritación al orinar o al tener relaciones sexuales.
  • Secreciones diferentes con textura y color anormal.


Como existen casos en los que la mujer no notará síntomas, es importante realizarse exámenes ginecológicos cada cierto tiempo; y es que, en temas de fertilidad, las infecciones vaginalespueden ser bastante preocupantes.

Quizá tú no notes nada raro, pero un ginecólogo, tras una exploración, puede ver las cosas más claras y mandarte pruebas que os hagan salir de dudas.

¿Cuáles son las infecciones vaginales que pueden afectar la fertilidad?

Las infecciones vaginales que afectan a la fertilidad de la mujer son, a priori, las vaginitis infecciosas.

Encontraríamos aquí la infección por Chlamydia o Clamidiasis, la conocida como Clamidia. Esta enfermedad está causada por una bacteria. En la mayoría de los casos es completamente asintomática, por lo que dificulta muchísimo su diagnóstico. En una artículo anterior ya te desvelamos todos
los detalles sobre por qué la clamidia es una causa de infertilidad si no se trata a tiempo.

Las señales que pueden mantenernos alerta son secreciones diferentes, en tonos más blanquecinos y con un olor distinto al habitual. También el sangrado o el dolor. Es muy importante acudir al médico, pues una clamidia avanzada puede dañar de forma irreparable los órganos reproductivos de la mujer.

Si la clamidia no se trata, podría evolucionar en una inflamación del cuello uterino y pasar a las trompas de Falopio, causando salpingitis o la enfermedad inflamatoria pélvica. Estas afecciones son las que llevarían a la
infertilidad, e incluso a otros problemas como el riesgo de embarazo ectópico.

Otra de estas vaginitis infecciosas provocadas por una ETS es la gonorrea. Si no es detectada a tiempo, también puede ser una causa de infertilidad femenina. Por tanto, la detección a tiempo es fundamental, pues en una primera etapa, la bacteria de la gonorrea infecta la mucosa de todo el tracto genital femenino. No obstante, si no se ataca, seguirá ascendiendo hasta las trompas de Falopio, pudiendo causar daños completamente irreversibles.

Tener infecciones crónicas también puede reducir la cantidad y la calidad del moco cervical. No es que una mujer con infecciones frecuentes sea infértil. No obstante, este moco cervical, la sustancia pegajosa y resbaladiza que se acumula en el útero y en la vagina, es esencial para que la mujer pueda quedar embarazada de forma natural.

 


Infecciones vaginales y fertilidad: qué relación tienen

volver