Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Infertilidad masculina: el varicocele

Infertilidad masculina: el varicocele

 09-03-2015

Dentro de las causas que pueden ocasionar infertilidad en la pareja y por tanto dificultar la posibilidad de lograr el embarazo, se encuentra el varicocele.

El varicocele es un término que se refiere a la dilatación de las venas del conducto espermático. Los vasos sanguíneos que nutren al testículo se originan en el abdomen y descienden por el canal inguinal hasta llegar al testículo. El flujo de sangre venoso está controlado por una serie de válvulas que impiden el reflujo sanguíneo. Unas válvulas defectuosas o la compresión de las venas por estructuras adyacentes pueden causar la dilatación de estas venas y originar un varicocele.

Esta patología se da en un 15-20% de los hombres y se diagnostica a varones jóvenes en la mayoría de los casos. Suele ser más frecuente en el testículo izquierdo por cuestiones anatómicas.

Los síntomas y signos más frecuentes que nos orientan a pensar en un posible varicocele son las molestias a nivel testicular, sensación de pesadez, presencia de una vena dilatada que se detecta directamente o con la palpación o incluso la propia infertilidad que hace que se inicien los estudios en ambos miembros de la pareja.

Si te preguntas en qué puede afectar el varicocele a la fertilidad, debes saber que los pacientes que lo padecen suelen tener unos parámetros de movilidad espermática alterados. Los espermatozoides, al encontrarse en un ambiente hostil, sufren procesos oxidativos que interfieren en su correcta funcionalidad posterior.

El diagnóstico está basado en el conjunto de signos clínicos que nos reporta el paciente, junto con la exploración en consulta. Al realizar la palpación se encuentra una masa contorsionada y blanda a lo largo del cordón espermático. Para facilitar la palpación de la masa se le aconseja al paciente que realice la maniobra de Valsalva o bien que se mantenga de pie durante el examen para provocar la dilatación de las venas.

Cuando el varicocele no se evidencia mediante la exploración física, puede resultar útil realizar una ecografía. La ecografía Doppler es una técnica que mide la velocidad a la que la sangre fluye por los vasos, con lo que el diagnóstico es más preciso.

Si los pacientes no presentan clínica por el varicocele la actitud terapéutica es expectante, por lo que no se recomienda la intervención del mismo. Si, por el contrario, el paciente acude en el contexto de un problema de fertilidad, debemos recomendar el uso de antioxidantes, así como una dieta rica en productos saludables y evitar sustancias nocivas, como el tabaco, humos, pesticidas… No obstante, si el paciente presenta dolor, pesadez o hinchazón, la terapia indicada sería la cirugía.

Julia Ramos, Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida

volver