Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

¿Infertilidad o esterilidad?

¿Infertilidad o esterilidad?

 17-02-2014

Aunque muchas veces estos dos términos se utilizan como sinónimos para referirse a la imposibilidad de tener descendencia, en realidad poseen un significado diferente. ¿Lo sabías? En este post te contamos en qué consisten y en qué difieren la infertilidad y la esterilidad.

A grandes rasgos, podemos decir que la esterilidad es la incapacidad para concebir, mientras que la infertilidad es la incapacidad de lograr un embarazo clínico después de 12 meses o más de relaciones sexuales no protegidas (según la OMS). Así, una persona se considera estéril cuando no consigue lograr el embarazo tras un año de relaciones sexuales sin protección. Por su parte, hablamos de infertilidad cuando una mujer consigue uno o más embarazos pero éstos no llegan a término de manera viable.

Como vemos, no es lo mismo una pareja que no puede concebir de ninguna manera que aquella que, pese a que lo consigue, no logra una gestación evolutiva. Pero además, podemos encontrar casos en los que una pareja, después de haber tenido hijos, no puede lograr un nuevo embarazo o lo genera pero sin que finalice satisfactoriamente. Esto es lo que se denomina, respectivamente, esterilidad o infertilidad secundaria.

Se estima que el 85% de las parejas que buscan el embarazo lo consiguen a lo largo del primer año, por lo que si han pasado más de doces meses –seis si tienes más de 35 años- sin lograrlo, lo más recomendable es que acudas a un especialista.

El diagnóstico para detectar un problema de esterilidad o infertilidad se inicia con un historial de los antecedentes familiares, salud y estilo de vida, la frecuencia en tus relaciones sexuales y un examen físico. Si así no se detectan señales que evidencien algún tipo de problema, se proseguirá con una serie de pruebas médicas.

Los exámenes suelen practicarse primero en los hombres, puesto que el proceso es menos invasivo, analizando una muestra de semen con el objetivo de detectar si hay un bajo recuento o movilidad de los espermatozoides. Si se descarta que la causa sea masculina, comenzarán las pruebas en la mujer.

Los problemas de concepción femeninos pueden detectarse al monitorizar el ciclo menstrual y de ovulación, a través de ultrasonido o análisis de sangre. No obstante, tanto en hombre como en mujeres, pueden ser necesarias pruebas de mayor importancia e incluso algún tipo de intervención.

Así que, si estás en esta situación no pierdas el tiempo y acude a tu médico. Recuerda que las causas de esterilidad e infertilidad son diversas, pero estos problemas aumentan a medida que avanza tu edad. ¡Mucha suerte!

volver