Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Inmunología Reproductiva

Inmunología Reproductiva

¡Pensar en un embarazo y su complejidad es fascinante!


El embarazo es un proceso por el cuál 2 células genéticamente distintas (óvulo y espermatozoide) se unen para dar lugar tras 9 meses de gestación a ese pequeño ser tan perfecto que es un bebé.


Esa unión entre óvulo y espermatozoide, es la fecundación, que se produce justo tras la ovulación. Un solo espermatozoide será el que penetrará dentro de un ovocito para dar lugar a un zigoto que irá dividiéndose y avanzando por la trompa de Falopio hasta que tras 5-7 días, implante en el útero en el estadio de blastocisto. Este es el momento clave del éxito de los tratamientos de reproducción, LA IMPLANTACIÓN.
La medicina, por desgracia no son matemáticas, y el campo de la medicina reproductiva aún menos.


El motivo más frecuente por el cual un tratamiento de FIV falla es debido a la no implantación del embrión. Sabemos que, en más de un 80% de los casos, la causa va a ser debida a una alteración cromosómica del propio embrión (aneuploidia) y que esta, aumenta a mayor edad del óvulo. A los 40 años de edad más de un 75% de los ovocitos restantes en una mujer son genéticamente aneuploides y a partir de los 43 años las tasas de éxito con ciclo de FIV con óvulos propios se reducen por debajo del 1-2%. La ovodonación ha permitido que muchas mujeres con problemas asociados a su calidad ovocitaria puedan ser madres.


Sin embargo, ¿por qué existen embriones genéticamente normales que no implantan? ¿qué sucede con aquellas parejas con fallos repetidos de implantación en edades jóvenes? ¿por qué pueden fallar varios ciclos de ovodonación? ¿por qué nos encontramos con parejas con abortos de repetición sin causa conocida?


Cuando nos encontramos delante de pacientes con fallos repetidos de implantación, 2 ó más ciclos de FIV fallidos, 6 embriones propios de buena calidad ó 4 embriones de buena calidad de ovodonación o 2 ó más abortos de repetición, deberíamos plantear estudios complementarios que nos permitan descartar otras posibles causas incluyendo causas anatómicas, endocrinas, trombofilias o inmunológicas.


Durante el embarazo, en condiciones normales, sucede un fenómeno único por el cual el sistema inmunológico materno crea una tolerancia hacia el embrión permitiendo el correcto crecimiento y desarrollo del feto. Se estima que un 10% de los casos de fallos de implantación o abortos de repetición puedan deberse a una alteración en el sistema inmunológico materno que impida la correcta implantación del embrión.


En aquellas pacientes en que sospechemos una posible causa inmunológica debemos plantear realizar unos estudios en este campo y, únicamente tras una correcta selección, añadir un tratamiento inmunomodulador. Debemos tener presente que los tratamientos usados de forma empírica con relativa frecuencia, sin una correcta selección, pueden no ser beneficiosos e incluso no favorecer el objetivo tan deseado.


Si bien es cierto que no existe una evidencia científica clara en cuanto a este tipo de tratamientos, los buenos resultados en pacientes correctamente seleccionadas nos animan a ofrecerlos y seguir investigando. Serán necesarios más estudios en un futuro para poder asentar su práctica de forma generalizada.

 

 

 

 

Carla Rojas Bautista, Responsable Departamento Inmunología Reproductiva, Gravida 
 

 

volver