Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Invierno: ¡consejos para embarazadas!

Invierno: ¡consejos para embarazadas!

03-12-2013

Para la mayoría de las personas el invierno es una temporada dura y gris debido al mal tiempo y a las bajas temperaturas, pero, ¿cómo afrontarlo si además estás esperando un bebé? ¡En este post te dejamos algunos consejos para hacer más llevadero tu embarazo en los meses de frío!

Cuando una mujer está embarazada, los desequilibrios hormonales y la bajada de las defensas son algo habitual, lo que unido a los cambios físicos que se experimentan, puede provocar que las bajas temperaturas afecten de manera particular al cuerpo.

Las patologías típicas de la época, como gripes y resfriados, y el control de la alimentación, deben ser tenidas en cuenta con especial interés, pues no solo está en juego la salud de la mamá, sino también la del futuro bebé. De hecho, encontramos dos reglas fundamentales a las que debes prestar atención si estás embarazada:

1. No debes tomar ningún tipo de medicamentos sin consultar a tu médico. Un tratamiento banal puede convertirse en algo realmente tóxico para una mujer embarazada.
2. Reacciona con rapidez desde los primeros síntomas, pues las patologías invernales no llegarán a ser peligrosas si se tratan a tiempo.

 

Pero en contra de lo que se pueda pensar, estar embarazada durante el invierno es lo que recomiendan la mayoría de las mujeres que ya han pasado por la experiencia de la maternidad, especialmente durante el último trimestre de gestación. Y es que evitar el calor agobiante de otros meses permite afrontar con mayor alivio los problemas típicos de hinchazón, cansancio, sueño… disfrutando de esta forma de un embarazo más tranquilo.

Así que, para llevar de la mejor forma tu embarazo este invierno, te dejamos algunas recomendaciones:

• Trata de mantener una dieta equilibrada para sentirte fuerte, sin abusar de las constantes visitas al frigorífico que el hecho de pasar más tiempo en casa por el frío pueden provocar.
• Lava tus manos con la mayor frecuencia posible y cuida tu higiene más que nunca para impedir posibles contagios de enfermedades como gripe o resfriado.
• ¡Hidrátate! Beber entre dos y tres litros de líquidos diarios te ayudará a evitar la retención de líquidos y el excesivo resecamiento de la piel que causan la calefacción y el frío.
• Abrígate bien, pero siempre utilizando tejidos que permitan respirar a la piel y no se ajusten demasiado.
• Si tienes varices puedes utilizar medias de compresión para paliar sus molestias y evitar su aparición, ya que durante del verano es más complicado llevarlas por el calor.
• También puedes ponerte una faja de contención, que te ayudará a levantar el vientre, si lo tienes muy bajo, y a mantener una buena posición cervical.
• El frío y los cambios hormonales pueden hacer que te sientas alicaída en ocasiones. Para controlar el malestar procura realizar actividades que te hagan sentir bien y te mantengan activa. ¡Descansarás mejor!
 

 

volver