Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Malformaciones uterinas o mullerianas, por la doctora Julia Ramos

RSS
Malformaciones uterinas o mullerianas, por la doctora Julia Ramos

Tras finalizar una intervención quirúrgica para corregir un útero que presentaba un septo en su interior, he pensado que sería interesante contaros algo sobre las malformaciones uterinas y su repercusión en la fertilidad. Este caso en concreto es de una paciente que tras presentar un embarazo espontáneo, este finalizó en aborto. Al consultar para intentar lograr otro embarazo, se le diagnostica de un útero con un septo prácticamente total en su interior, lo cual como veremos a lo largo de este post, debe ser solucionado para intentar evitar de nuevo la pérdida gestacional.


Es importante saber que las mujeres que presentan malformaciones uterinas lo hacen desde su nacimiento, pero quizás no sean conscientes de ello hasta su edad adulta cuando se realizan sus primeras revisiones ginecológicas, por problemas de fertilidad o durante la gestación, como es el ejemplo descrito. Y otro punto relevante, es la relación de las malformaciones uterinas con las del aparato urinario, es decir, ante una paciente con este diagnóstico, siempre debemos descartar otros problemas asociados.


Me he planteado escribir sobre este tema porque lo diagnosticamos con relativa frecuencia en las consultas ya que su prevalencia es de aproximadamente el 5,5%. Pero esta frecuencia se incrementa al 13% en mujeres con antecedentes de abortos y al 24,5%, en abortos asociados a infertilidad. Nuestra percepción como especialistas en reproducción asistida, es que no se les otorga la importancia que para nosotros tiene y no se les indica a las pacientes la corrección de los defectos uterinos que estas malformaciones ocasionan en muchas de los casos.


Es cierto, que no todas las malformaciones uterinas pueden ser tratadas. Los úteros unicornes, bicornes y didelfos no tienen corrección quirúrgica, pero son capaces en la mayoría de los casos de albergar una gestación única hasta el final. No ocurre igual, en los úteros que presentan septos. Los septos uterinos son fácilmente corregibles y en caso de no hacerlo, incrementan considerablemente el riesgo de aborto y podrían ocasionar mal posiciones fetales. Por tanto, es fundamental hacer un diagnóstico de certeza previa a una indicación quirúrgica.


Y… ¿Cuáles son las herramientas diagnósticas para catalogar las malformaciones uterinas?


En primer lugar, sería la ecografía 2D, esta es la ecografía que se lleva a cabo en las consultas de ginecología general y con ella podemos sospechar la presencia de un útero malformado. Tras su realización, deberíamos indicar una ecografía 3D, que nos otorga una información más completa y valiosa sobre el caso ya que nos muestra una imagen del útero y de su cavidad en tres dimensiones. Si tras dicha ecografía aún quedaran dudas sobre la indicación quirúrgica del caso, deberíamos recurrir a la resonancia magnética (RMN).


La corrección quirúrgica se realiza mediante la cirugía histeroscópica. Esta técnica se lleva a cabo a través de la vía vaginal, accediendo al interior de la cavidad uterina con un histeroscopio, instrumento quirúrgico que lleva una cámara para visualizar el defecto y a través del cual podemos introducir el material necesario, para resecarlo.


Como en cada post publicado, espero haberos dado información interesante sobre nuestra especialidad y los casos a los que nos enfrentamos en nuestro día a día.

 

 

Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en la clínica IVI Sevilla. 

 

 

volver