Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

No me sube la leche... ¿y ahora qué?

No me sube la leche... ¿y ahora qué?

06-04-2015

 La maternidad y todo lo que conlleva suelen generar muchas veces quebraderos de cabeza para las mamás, especialmente si son primerizas. Cada etapa puede suponer un momento difícil, pero no debemos perder la calma.

En concreto, a las mujeres y a sus familias les preocupa mucho la alimentación del bebé, sobre todo cuando éste acaba de llegar a nuestras vidas y no sabemos bien cómo manejarlo. Debemos normalizar las situaciones. Es normal que la leche materna no llegue nada más nacer el bebé y eso produce mucha ansiedad en los padres.

Por ello, me gustaría explicaros el proceso de la lactancia materna para que así podáis afrontar los primeros días de vida de vuestro hijo con mayor tranquilidad y de esta manera también podáis disfrutarlo más.

Pues bien, una vez que se produce el nacimiento del bebé y se cortan las conexiones anatómicas materno-fetales, se produce un aumento de prolactina, que es la hormona que estimula la producción de leche materna. En un principio, la madre no notará esa producción, ya que las primeras 48-72 horas lo que se produce es una sustancia llamada “calostro”, que es como una leche concentrada con una consistencia diferente a la habitual y que está provista de unas propiedades nutricionales adecuadas para los primeros días de vida del bebé. Por tanto, si vuestro pequeñín está tranquilo, no es necesario suplementar con productos adicionales.

Pasado ese periodo, la madre notará que el pecho comienza a endurecerse, puede incluso subir la temperatura corporal y las mamas se pondrán de color rosáceo. Estos son signos indicativos de la subida fisiológica de la leche.

Aunque este es el proceso habitual, es cierto que no todas las mujeres perciben estos síntomas ni tienen una subida tan acusada, pero debéis saber que si el bebé mama con frecuencia y no hay problemas, no hay que preocuparse por no percibir estos signos. Es más, no debéis estresaros por no notar la subida de la leche, ya que la prolactina es una hormona que puede verse influida por muchos factores, incluido el emocional.

Recomendaciones:

1º) Hay que seguir acercando al pecho al bebé para que éste estimule mediante el contacto con el pezón la secreción de leche.

2º) Es aconsejable dar el pecho en un ambiente tranquilo y relajado.

3º) La lactancia es a demanda del bebé.

4º) En ocasiones, la producción inadecuada de leche puede ser debido a un problema anatómico del pezón. En estos casos se recomienda el uso de pezoneras.

5º) Es importante que el bebé adopte una postura adecuada para que la succión se lleve a cabo correctamente.

Espero que estos útiles consejos os ayuden a disfrutar de vuestro bebé.


Julia Ramos, Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida

volver