Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Miedos más comunes en las pacientes que se someten a un Tratamiento de Infertilidad

Miedos más comunes en las pacientes que se someten a un Tratamiento de Infertilidad

Supongo que todos los especialistas que nos dedicamos a la reproducción asistida coincidimos en muchos de los puntos que vamos a tratar. En un primer contacto con los pacientes, los solemos percibir expectantes y con miedos. Las preguntas y preocupaciones que nos exponen en muchos de los casos se repiten.


Quizás los miedos los dividiría en dos grandes grupos, aquellos que nos pueden ocasionar daños a nivel físico y aquellos que pueden afectar en el ámbito de lo emocional.


Los miedos a las consecuencias físicas


La paciente nos suele expresar su miedo al “dolor físico” cuando le informamos en qué consiste el tratamiento. Tened en cuenta que en casi todos los casos, hacemos uso de hormonas que se administran vía subcutánea, lo cual implica, auto-inyectarse una vez al día durante unos 10-12 días. Sin embargo y a favor de mis pacientes, todas lo superan y con creces. En caso de que se vean incapaces de hacerlo, debemos animar a las parejas a qué colaboren en el proceso y sean los que preparen la mediación y la administren.


Durante los ciclos de Fecundación in vitro (FIV) debemos extraer los óvulos y en ocasiones también el esperma. Ambos procesos precisan de anestesia para evitar dolor a los pacientes y lo que impone aún más, hay que pasar por un quirófano. Sin embargo, el dedicarnos un tiempo a explicar en qué consiste la cirugía y añadir que se trata de un proceso ambulatorio que suele tener una duración corta, resta malestar a los pacientes e incrementa su confianza.


También es frecuente que las pacientes hayan escuchado posibles efectos adversos de las medicaciones que se van utilizar y sean reacias a usarlos. Lo cierto es que hoy en día, las dosis están tan ajustadas a cada paciente y los protocolos son tan individualizados que son raros los efectos adversos derivados de la medicación.


Otro de los temores que nos plantean, es si por hacer tratamientos hormonales van a presentar un riesgo incrementado de cáncer, especialmente de mama. En respuesta a sus dudas se les informa, que la mediación en sí no aumenta el riesgo, pero si es aconsejable hacer una exploración y valoración completa antes de iniciar los ciclos y si una paciente ha tenido antecedentes personales, hacer las pruebas complementarias adecuadas, por ejemplo, si hay algún caso en la familia materna con cáncer de mama, se les recomienda realizarse una ecografía de mama y mamografía previo al inicio de la medicación.

 

Los miedos psicológicos


Una preocupación muy frecuente, es el miedo a nunca lograr el embarazo y por supuesto miedo al fracaso, tanto a nivel de pareja como social. Esta situación genera un stress continuo durante todo el procedimiento que puede afectar a la vida personal si no se saben manejar estos sentimientos. A veces se refieren a su situación como “encontrarse en un túnel sin salida”, aunque sin duda, siempre la habrá.


Los resultados de las pruebas diagnósticas, es otra situación que les inquieta, ya que podemos dar con problemas hasta entonces desconocidos. Un ejemplo difícil de asumir para los pacientes, es el caso de realizar un estudio de semen en el que nos informa el laboratorio que no se encuentran espermatozoides. En estas situaciones, es fundamental afrontar el tema desde el punto de vista profesional y evitar recurrir al “Dr. Google” que puede ser más perjudicial que beneficioso.


Hay parejas que te expresan sus miedos a tener una gestación múltiple. Aunque sabemos que las técnicas de reproducción (TRA) han avanzado considerablemente y cada vez se transfieren menos embriones, la ley aún permite la transferencia de tres embriones, con los riesgos que esto supone.


Aunque cada vez menos, ya que son millones los niños nacidos sanos con TRA, los pacientes nos preguntan, si al aplicar este tipo de técnicas hay un mayor riesgo de malformaciones u otro tipo de patologías en estos niños. Para tranquilidad de nuestras pacientes, son múltiples los artículos publicados que nos informan de la seguridad de estas técnicas. Debemos de tener en cuenta que el riesgo puede venir derivado más que de la TRA en sí, de la edad materna avanzada o de un factor masculino severamente afectado y en esos casos estaría indicado estudiar a los embriones genéticamente antes de llevar a cabo la transferencia de los mismo al útero.


Para todo esto, es fundamental recurrir a un “Apoyo psicológico” que obviamente no todas las pacientes lo necesitarán. Hoy en día casi todas las clínicas de reproducción asistida cuentan con un psicólogo especializado ya sea en plantilla o bien de referencia.


Las terapias del tipo yoga, meditación o mindfullness se están incorporando a nuestro día a día, y las pacientes notan un claro beneficio al participar en ellas. Expresan mayor seguridad a la hora de enfrentarse a los tratamientos y recibir la información de los resultados de los mismos (La foto muestra las terapias organizadas de mindfullness para grupos de nuestro centro).


No quería finalizar el post sin hacer mención a la Acupuntura. La medicina china tradicional también aporta beneficios en nuestro ámbito de trabajo.


Por último, como consejos útiles para afrontar un tratamiento de fertilidad, recomendaros estar tranquilos, confiar en el equipo médico y laboratorio que se ha seleccionado y tener paciencia porque la gran mayoría de los casos se resuelven satisfactoriamente!

 

 

 

Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en la clínica IVI Sevilla. 

volver