Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad

¿Niño o niña?: Mitos y realidades en la predicción del [...]

Concibe

Usted está en: Tema del mes > ¿Niño o niña?: Mitos y realidades en la predicción del [...]
RSS
¿Niño o niña?: Mitos y realidades en la predicción del sexo del bebé

Alrededor de la predicción del sexo del bebé existen numerosos mitos y viejas creencias. A título anecdótico, os presentamos algunas de ellas:

1. La forma del vientre de la madre determina si es niño o niña: Es una de las creencias más conocidas y extendidas.  Afirma que, si el vientre es bastante bajo, estaría esperando un niño; y que si por el contrario, el vientre estuviera bastante alto, estaría esperando una niña.

La ciencia no da credibilidad a esta creencia, ya que, la forma en la que el bebé se coloca en el vientre de la madre, viene determinada por los músculos del mismo y por el tono muscular uterino así como también por la posición que haya adoptado su bebé.

2. El latido cardíaco fetal difiere en los niños y en las niñas. Esta es otra antigua creencia que ha estado en boga desde hace mucho tiempo y que tiene en parte aceptación en la comunidad médica. Así, si se tratara de una niña, los latidos cardíacos fetales tendrían un promedio cercano o algo superior a los 140. En caso de tratarse de un niño, el promedio de latidos cardíacos sería inferior a los 140.

Sin embargo, la comunidad científica ha argumentado que este fenómeno sólo se manifiesta durante el parto, momento en el cual el promedio de los latidos cardíacos de una niña sería mucho más alto si se lo comparara con los de un niño.

3. Tabla china o calendario lunar: su existencia puede ser una leyenda, así como la historia que se le atribuye. Según esta leyenda, se deben tener en cuenta dos aspectos. Por un lado, la edad lunar de la madre -que es la misma que tiene en el momento de la gestación-, más uno (aunque si la mujer nació en enero o febrero se le suman dos).Y por otro lado, hay que tener en cuenta el mes en el concibió al bebe.

Este método carece también de base científica o estudio que lo respalde. 

Dejando atrás los mitos y leyendas, la mejor manera de saber fehacientemente si  esperáis un niño o una niña es por medio de una ecografía (a partir de la semana 14 de gestación).

Pero, para las parejas impacientes,  los avances científicos y estudios en este campo, también han dado sus frutos. Éstas son algunas de las últimas técnicas para determinar o seleccionar el sexo del bebé:

1. Análisis de sangre: mediante un sencillo análisis de sangre, a partir de la sexta semana de gestación, podemos conocer el sexo del bebe, gracias a un método desarrollado por un equipo de genetistas de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

2. Técnica de separación de esperma: Este método, patentado por el doctor Ericsson, se basa en que el espermatozoide portador del cromosoma Y (sexo masculino) es más liviano que el portador del cromosoma X (sexo femenino). Mediante la centrifugación del esperma, los espermatozoides con cromosoma Y quedarán en la parte superior. Pero esta técnica todavía experimental, plantea cuestiones como la posibilidad de que pueda cambiar la naturaleza del ADN o generar riesgos a largo plazo para el niño.

3. La velocidad de los espermatozoides: Los doctores Shettles y Rorvik, autores del libro "Cómo elegir el sexo de tu bebé", se basan en que los espermatozoides Y (sexo masculino) son más rápidos y viven menos tiempo que los espermatozoides con cromosoma X (sexo femenino). Por lo que plantean que, teniendo relaciones sexuales en la fecha más cercana a la ovulación serían mucho mayores las posibilidades de tener un bebé varón.

Una alternativa, para evitar especulaciones durante la gestación sería esperar hasta el momento del parto para conocer el sexo de vuestro bebé y comprobarlo por vosotros mismos.

volver