Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Actualidad

>

Noticias

>

Nutrición para corregir las náuseas en el embarazo

RSS

Nutrición para corregir las náuseas en el embarazo
27 de abril 2016
Nutrición para corregir las náuseas en el embarazo

 Las náuseas y los vómitos son uno de los primeros síntomas del embarazo que afectan a entre el 40 y el 80 por ciento de las mujeres en el primer trimestre. Suelen aparecer sobre la séptima semana de gestación, predominantemente por la mañana y cuando el estómago está vacío, y tienden a desaparecer lentamente entre las semanas 14 y 22 del embarazo.

La intensidad y gravedad de las náuseas varían, tal y como explica Juan Ordás, especialista en Ginecología y Medicina de la Reproducción en la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, en Madrid: “Van desde las leves molestias nauseosas en ayunas al levantarse por la mañana, hasta una sensación persistente muy desagradable que no cede en todo el día”.

Los vómitos no suelen afectar a la salud del feto excepto cuando son continuos y no remiten: “se puede llegar a un estado que llamamos hiperémesis gravídica, que ocurre en un 1-2 por ciento de los casos y puede conllevar una pérdida de peso y a un desequilibrio de los líquidos y los electrolitos que precisaría ingreso con hidratación intravenosa”, añade Alexandra Henríquez, ginecóloga del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

¿Cómo puedo quitar las náuseas en el embarazo?

El principal inconveniente de estos síntomas son la incomodidad, los mareos, las molestias digestivas y el malestar general. La buena noticia es que la naturaleza transitoria y benigna de este trastorno puede controlarse evitando alimentos o situaciones que provocan los síntomas, ya que “se supone que los vómitos tendrían la finalidad de evitar la ingesta de sustancias potencialmente abortivas que se encuentran en determinados vegetales, bebidas con cafeína o alcohol, protegiendo por lo tanto al embrión en el primer trimestre”, tal y como indica Henríquez.

El primer punto que deben tener en cuenta las futuras mamás para evitar las náuseas es que estas aparecen cuando el estómago está vacío o ha tenido una comida muy copiosa. “Uno de los factores desencadenantes de la náusea no es el alimento, sino su olor. Las embarazadas tienen el sentido del olfato altamente agudizado y alterado. Esto quiere decir que olores que nunca les habían molestado pueden ser muy desagradables”, apostilla Ordás, quien advierte que este síntoma puede aparecer cuando comen alimentos que no les apetecen.

Entonces, ¿qué pautas deben seguir para remediar y reducir las náuseas? ¿Qué hay que evitar comer para mejorar la calidad de vida los primeros meses? Entre las recomendaciones generales los expertos aconsejan establecer un horario de comidas intentando hacerlas de forma ordenada: comidas pequeñas cinco veces al día, no permanecer muchas horas sin comer, dedicar tiempo a cada una de ellas (y masticar bien los alimentos), cenar temprano y no olvidar el desayuno, pues puede aumentar la sensación de cansancio y la sensación nauseosa.

Otras recomendaciones serían:

Eliminar lo que no nos apetece
Muchas mujeres tienen náuseas sólo al pensar en algunos alimentos, ya sea pescado, carne o huevos, pero tal y como aconseja Mar Gimeno, farmacéutica coautora, junto con el pediatra Pedro Frontera, del libro ¿Pecho o biberón? Alimenta bien a tu bebé, no hay problema en suspender de la dieta el alimento culpable, siempre que se sustituya por otro con un contenido similar en nutrientes.

En esta línea, Henríquez aboga por que la embarazada siga su instinto, también en el otro sentido: “¡No hay errores! Tomar algo que en un momento determinado nos apetece no puede causarnos daño en absoluto, siempre y cuando no se abuse del mismo”.

Alimentos variados que deben incluir en la dieta

Lo más recomendable es seguir una alimentación basada principalmente en la gran variedad de cereales, pasta, pan integral, pescado, leguminosas, proteínas vegetales, verduras biológicas y locales, frutas de la estación, semillas, frutas/ frutos secos, algas, aceites prensados en frío, endulzantes naturales, leches de cereales o de cabra/oveja, infusiones, productos sin estimulantes y condimentos salados de buena calidad (como el miso, tamari o la salsa de soja, umeboshi y la sal marina no refinada) y encurtidos naturales o germinados.

Respecto a las legumbres, Henríquez recomienda ingerirlas dos o tres veces a la semana e intentar que la pasta y los cereales sean integrales para aumentar el consumo de fibra, que permitirá mejorar el tránsito intestinal y el estreñimiento. Además, aconseja tomar productos biológicos, ya que en la cáscara se pueden acumular pesticidas.

Por otro lado, Gimeno recomienda incluir alimentos ligeros como sopas (de cocido, de fideos, de pescado, de verduras), purés no muy espesos, arroces caldosos ligeros, como el de verduras, copos de avena y frutas maduras como la manzana y el plátano.

Adiós a los picantes y los productos ricos en grasas

Respecto a los alimentos que deberían excluir las embarazadas, los expertos señalan que deben evitar consumir en exceso huevos, carnes rojas, embutidos, quesos, vinagre, azúcares rápidos, bebidas y comida fría, solanáceas (pimientos, berenjenas, patatas, tomates), espinacas y acelgas (por su contenido en ácido oxálico), exceso de vegetales crudos, frutas tropicales, higos y ciruelas o comidas con aditivos y conservantes artificiales.

Además, también están prohibidos los picantes, especias, estimulantes como el café o el té y la nicotina.

Mantener una buena hidratación

La cantidad de líquidos que se ingieren a lo largo del día también influye en la aparición de las náuseas. “Hay que evitar la deshidratación, para lo cual es bueno tomar bebidas isotónicas y, por supuesto, agua”, advierte Ordás. En cuanto a la cantidad, el experto recomienda dos litros al día a pequeños sorbos y de forma continuada. Siempre a temperatura más bien fría.

Seguir una rutina

Es muy importante la forma de vida a la hora de evitar las náuseas, por lo que Ordás aconseja a las embarazadas estar distraídas, evitar el estrés, las situaciones de ansiedad y realizar ejercicio físico. “Se ha de evitar la estancia en espacios cerrados o mal ventilados, y, sobre todo, ambientes en los que haya humo de tabaco u olores fuertes”, indica.

Por último, Gimeno recomienda pasear relajadamente y evitar los viajes en vehículos a motor.

 

Nutrición para corregir las náuseas en el embarazo

volver