Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Actualidad

>

Noticias

>

La nutrición debe adaptarse al estado fisiológico de gestación

RSS

La nutrición debe adaptarse al estado fisiológico de gestación
27 de julio 2009

La población general debe realizar medidas para reducir el sobrepeso y aumentar la actividad física, pero aún es más importante en las mujeres embarazadas, que deben mantener una vida activa y adecuar su alimentación a los nutrientes necesarios para el desarrollo fetal.

Según Dolores Silvestre, profesora de Nutrición de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Cardenal Herrera-CEU, de Valencia, "hay que apostar por una vida activa y entender ese concepto como vida en movimiento, y ésta no debería ser una excepción, sino la regla, ya que sus beneficios son fisiológicos, orgánicos, físicos y psíquicos".

Uno de los colectivos que más preocupación genera en este aspecto es el de las mujeres embarazadas. Durante la gestación es importante realizar una vida activa que equilibre el aporte energético y una dieta variada y completa. "Aunque les cuesta moverse, ya que los cambios propios de su estado -pesadez, dolor de piernas, retención de líquidos-, tienden a ser más sedentarias, hay apelar a la fuerza de voluntad para hacerlo".

En el embarazo, algunos de los nutrientes se precisan en mayor cantidad, "pero este incremento generalmente es necesario a partir del sexto mes de gestación y no viene determinado por la actividad física que se realice, sino por las necesidades que conlleva el crecimiento fetal". Si bien el mayor consumo energético permite aumentar la ingesta de hidratos de carbono, lípidos y proteínas, es imprescindible evitar las kilocalorías vacías, que aportan energía, pero no nutrientes (bebidas refrescantes, palomitas, etc.).

"A partir del quinto o sexto mes, no antes, la gestante necesita ingerir una cantidad extra de kilocalorías, pero es imprescindible que siga equilibrando esta situación con la actividad física". Y durante todo el proceso, es necesario que se vigile su nivel de hierro, "ya que un descenso excesivo provoca anemia, cansancio y, por extensión, no facilita el desarrollo de la actividad física". Por tanto, "aprender a cuidarse y adoptar buenos hábitos de vida debe hacerse desde siempre, de forma que el estilo de vida recomendados para la mujer gestante difiera de los anteriores exclusivamente por los requerimientos que supone asegurar un buen crecimiento fetal. Cuidarse, independientemente de estar embarazada o no, debe ser la norma".

Fuente: Diario Médico. 27 Julio 2009

La nutrición debe adaptarse al estado fisiológico de gestación

volver