Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Pérdidas en el embarazo

Pérdidas en el embarazo

 27-07-2015

No hay nada que pueda asustar más a una pareja que padecer un sangrado durante la gestación. Sin embargo, casi el 10% de las gestantes podrían padecerlo, siendo más frecuente durante las primeras semanas del mismo.

La gravedad de las pérdidas sanguíneas dependerá del periodo del embarazo en el que nos encontremos y de las causas que las ocasionen. Así, podríamos hablar de tres momentos fundamentales en función del trimestre gestacional por el que esté pasando la mujer.

1. Si aparecen sangrados en el primer trimestre, desde el inicio del embarazo hasta las 12 semanas del mismo, la causa más frecuente suele ser la amenaza de aborto por un hematoma formado en la zona retroplacentaria. Esta situación suele solucionarse con reposo y progesterona, ya que el crecimiento del bebé se posiciona y colapsa al hematoma formado. No obstante, dicha amenaza de aborto podría estar provocada por una gestación no evolutiva, que genera que el propio organismo quiera eliminar al embrión y una vez diagnosticada habría que plantear la finalización del embarazo, ya sea de forma espontánea o mediante un legrado uterino evacuador. Otra causa frecuente son las gestaciones fuera de su sitio (también llamadas ectópicas).

2. Si aparecen sangrados en el segundo trimestre gestacional, desde las 12 hasta las 28 semanas, los sangrados pueden atribuirse a incompetencia del cuello uterino, placenta previa o amenaza de parto prematuro, que suele ocasionar contracciones uterinas y borramiento del cérvix. Estas situaciones generalmente cursan con dolor abdominal y sangrado vaginal.

3. Si aparecen sangrados en el tercer trimestre gestacional (desde las 28 semanas hasta el final del embarazo), la placenta previa o el desprendimiento prematuro de placenta son las causas más frecuentes y precisan una evaluación médica, e incluso en ocasiones la finalización de la gestación. Sin embargo, y como es obvio, un manchado al final de la gestación también podría estar ocasionado por un inicio del borramiento del cuello uterino por la preparación al parto.

En el caso de producirse cualquier tipo de manchado, se deben evitar relaciones sexuales y consultar al ginecólogo que esté atendiendo a la mujer durante el embarazo. Si el sangrado es muy abundante y la sangre es clara, indicando sangrado activo, se recomienda acudir al centro de Urgencias más cercano para averiguar cuál es la causa y tomar las medidas oportunas.

Julia Ramos, Ginecóloga Especialista en Reproducción Asistida.

volver