Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

¿Por qué la embarazada tiene antojos?

¿Por qué la embarazada tiene antojos?

23-12-2013

Durante el embarazo, las mujeres atraviesan numerosos cambios físicos, hormonales y psicológicos. De hecho, en la primera etapa de la gestación muchas veces no saben si ingieren alimentos por necesidad o por antojo. Si estás embarazada, ¡seguro que te ha ocurrido ya!

¿Cómo definimos a los antojos? Son un deseo inesperado e irresistible por comer algo concreto. Obedecen a tres características principales: son urgentes, no pueden ser sustituidos por otra cosa y producen una sensación muy placentera cuando se ingieren.

Los especialistas lo achacan a un posible déficit nutricional y a cambios hormonales, aunque lo cierto es que no se ha podido definir la causa absoluta de forma científica. El conjunto de hormonas propias del embarazo que son las responsables de mediar esos cambios son: la gonadotropina coriónica humana (ß-HCG), el lactógeno placentario y la progesterona.

Hay cierta relación entre los antojos y la fisiología del embarazo. Por ejemplo, te puede apetecer algo dulce de madrugada porque a esas horas hay una bajada de glucosa en la sangre materna (ya que el feto se alimenta continuamente y la mamá ya hace varias horas que no ha comido).

Los antojos también pueden significar una búsqueda de actitudes de solidaridad, acercamiento y compresión dentro de la relación de pareja y familia. Por tanto, se piensa que los antojos son, en algunos casos, armas que esgrime la mujer embarazada para lograr un desarrollo fisiológico óptimo y para comprometer a las personas involucradas en la futura familia. Más del 85% de las gestantes tendrán algún alimento predilecto durante el embarazo.

Generalmente, los productos más deseados son los calóricos, como el chocolate, helados, la bollería, las bebidas con gas… por lo que es importante hacer uso de ellos correctamente para llevar a cabo una dieta sana y equilibrada. Así, te recomendamos saborear aquellos antojos que son saludables e intentar poner medidas alternativas a los que no lo son.

Si eres una futura mamá te puedes preguntar: ¿debo hacer caso a los antojos? Según los especialistas en el tema, estos antojos deben satisfacerse siempre que uno sienta la necesidad, excepto si existen problemas de salud o de sobrepeso.


Algunas recomendaciones de interés:

• Ingiere dulces con moderación. Puedes comer con tranquilidad pasteles caseros, aunque siempre sin exagerar y en las cantidades adecuadas.
• Si tienes sobrepeso, debes limitar el consumo de dulces y dar preferencia a alimentos menos grasos y poco calóricos, aunque no por ello menos agradables al paladar, como, por ejemplo, la fruta de temporada y las verduras.
• Reduce el consumo de alimentos fritos, salsas demasiado grasas, dulces sofisticados y bebidas gaseosas demasiado azucaradas.

Una premisa comúnmente extendida, aunque no cierta, es que los antojos no satisfechos se convierten en manchas en la piel del bebé. Pero, ¡no hay que hacer caso a las creencias populares! Si tienes un antojo y no sufres de ninguna intolerancia alimentaria, puedes comer cualquier cosa sin preocuparte de que tu hijo pueda nacer con alguna mancha sobre la piel. Las manifestaciones cutáneas, llamadas "antojos", no son otra cosa que angiomas, malformaciones vasculares congénitas, derivadas de la dilatación capilar, que no dependen en absoluto de que seas o no golosa.

 

volver