Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Actualidad

>

Noticias

>

¿Por qué se producen náuseas y vómitos en el embarazo?

RSS

¿Por qué se producen náuseas y vómitos en el embarazo?
7 de octubre 2014
¿Por qué se producen náuseas y vómitos en el embarazo?

 Los nueve meses que suele durar el embarazo transforman por completo el cuerpo de la madre. La sangre se diluye ligeramente, baja la presión arterial, aumentan los niveles de colesterol y varían las concentraciones de las hormonas que controlan los niveles de azúcar en sangre. Mientras tanto, una pequeña y frágil célula se divide una vez tras otra y las descendientes son capaces, nada más y nada menos, de crear un ser humano completo. Y de protegerlo y de alimentarlo.

Pero el «milagro de la vida» tiene su lado molesto. Uno de esos inconvenientes son las náuseas y los vómitos del embarazo. Ocurren porque durante la gestación se produce una hormona que tiene la capacidad de alterar a una de las partes del sistema nervioso que activa las náuseas y los vómitos. Se trata de la hormona del embarazo (beta GCH, gonadotropina coriónica humana). Esta hormona, que es producida primero por el embrión y luego por la placenta, es una de las responsables de las transformaciones que experimenta el cuerpo de la madre.

«Las náuseas del embarazo son frecuentes y no constituyen una enfermedad en sí misma», explica Isabel Santillán, ginecóloga en el Centro Médico Palencia. «Pero a veces, esas náuseas producen muchos vómitos y cuando la mujer pierde entre un 5 y un 10% de su peso corporal se habla de hiperémesis gravídica («hiper-» es mucho, «-émesis» es vómito y «gravídica» viene del latín «graviditas», que significa embarazo)».

Según dice, en los casos de hiperémesis gravídica puede ser necesario ingresar a la mujer en un hospital para evitar los problemas de malnutrición, deshidratación y posibles defectos de crecimiento en el feto. Es más probable que ocurra esto en las embarazadas de gemelos, ya que tienen dos embriones y una placenta mayor y por ello producen más GCH.

Aunque no siempre son tan graves como en el caso de la hiperémesis, las ganas de vomitar aparecen durante varias semanas: normalmente entre la semana cinco y 20 de la gestación, coincidiendo con los momentos en que se incrementan los niveles de la hormona del embarazo. Y a veces pueden prolongarse aún más, según Santillán.

Algunas mujeres las sufren más que otras pero no se conocen los motivos. Aparte de la hormona GCH, los niveles de estrógenos y progesterona, también parecen influir en los vómitos. Otros factores como la dieta, la obesidad, la psicología o la presencia de una bacteria llamada Helicobacter pylori en el estómago también parecen tener cierto papel, según algunos estudios.

Tratamiento

«El tratamiento depende de la intensidad. En general se da una medicación suave, (con doxilamina y vitamina B6)», continúa Isabel Santillana. Y solo en los casos de hospital, en los que se suministra suero por vía intravenosa, se recurre a antieméticos (medicinas contra los vómitos) más potentes.

Aparte de los medicamentos, hay algunas formas más caseras para combatir a las náuseas: «Se recomienda comer cosas frías (así se estimula menos el vómito), en pequeñas cantidades y con frecuencia. Beber mucho y comer frutos secos ricos en magnesio también ayuda.

 

¿Por qué se producen náuseas y vómitos en el embarazo?

volver