Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Pregorexia, el miedo a engordar durante el embarazo

Pregorexia, el miedo a engordar durante el embarazo

06-02-2017

Durante el embarazo, puede existir cierto miedo a coger unos "kilitos de más", y por ello ponemos más atención a nuestra alimentación. Lo normal es coger entre 11 y 16 kilos (con un peso estándar), distribuidos entre los tres trimestres, sin que ello suponga un nivel de estrés que pueda ser perjudicial para ti y tu bebé. Pero… ¿sabías que el afán por mantenerse en el peso durante el embarazo puede convertirse en un trastorno denominado pregorexia?

Se trata de una obsesión en la que se incurre en la restricción de calorías y nutrientes, la realización de ejercicio extremo y la combinación de atracones y purgas. Es frecuente que quienes han tenido anteriormente un trastorno alimenticio desarrollen pregorexia, aunque puede darse el caso en mujeres sin ningún antecedente, así como que aquellas que sí lo desarrollaron en años anteriores, lo tengan superado y se acepten tal y como son.

Este trastorno se hace visible cuando la ingesta alimentaria diaria de la futura mamá está por debajo de los niveles calóricos y nutricionales necesarios y aconsejables para que el bebé se desarrolle de forma sana. En ocasiones, intentan comer solas o directamente se saltan las comidas, y no es habitual que reconozcan que tienen un problema.

Además de la alimentación, también se incurre en el error de realizar un ejercicio físico extremo, que puede ser peligroso para el bebé. Durante los meses de embarazo, se recomienda llevar una vida activa, realizar deportes como pilates, yoga o natación, y evitar ejercicios de impacto que puedan suponer algún peligro, como correr o jugar al baloncesto.

Junto a la insuficiente ingesta calórica y la obsesión por hacer deporte, existen otros síntomas de este trastorno, como son los atracones y los posteriores vómitos, si bien es cierto que durante el primer trimestre estos síntomas se camuflen con los habituales en este periodo.

 

Consecuencias del desorden

En función del alcance del trastorno, las consecuencias en la embarazada pueden ser más o menos graves, desde anemia, descalcificación ósea, pérdida del cabello o fatiga, a problemas de mayor consideración que pueden afectar al bebé.

Por ello, no debes olvidar que lo más importante, por encima del peso y la figura, es cuidarse y llevar un embarazo sano. Haz ejercicio, sí, pero siempre con moderación y los recomendados por tu médico. Come bien, a poder ser cinco comidas al día, incluyendo fibra, proteínas, vitaminas… Y, sobre todo, nada de provocarte vómitos ni de darte atracones. Recuerda que la salud y la de tu bebé están por encima de cualquier cosa. ¡Cuídate!

volver