Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Problemas de fertilidad. ¿Se lo cuento a familiares y amigos?

Problemas de fertilidad. ¿Se lo cuento a familiares y amigos?

16-03-2015

 “Y vosotros, ¿para cuándo los niños?” Si lleváis tiempo deseando ser papás pero el embarazo no llega, es probable que mucha gente de tu entorno te haya hecho esta pregunta. Lo que ellos no saben es que esto probablemente ocurre, no por falta de ganas, sino a causa de un problema de fertilidad.

Como sabemos, la infertilidad se considera un problema de salud que solo en España afecta a una de cada cuatro parejas en edad fértil. Se trata de una situación muy complicada tanto a nivel individual como de pareja, en la que se enfrentan muchos sentimientos y emociones: desde la sorpresa y la incertidumbre hasta la culpa.

La dificultad para concebir puede ser mal entendida, en cierto modo, un ‘fracaso’ como hombre o mujer, que provoca estrés, ansiedad y una gran tristeza. Por ello, enfrentar este problema requiere una reflexión en profundidad, especialmente cuando las circunstancias nos llevan a comunicar el problema a nuestro entorno. ¿Qué es mejor: contarlo o mantenerlo en secreto?

Por un lado, debes saber que ocultar una noticia así puede generarte un aumento de la ansiedad en una situación ya de por sí complicada, que a la larga probablemente incrementará tu estrés. Y es que a veces compartir las emociones derivadas de la infertilidad puede ser positivo, aunque hay que estar preparado y elegir con cuidado a las personas de nuestro entorno en las que podamos confiar y apoyarnos. Hablar con amigos o familiares puede ayudarte a aliviar la presión de las emociones enfrentadas, a desahogarte y sentirte más fuerte.

Sin embargo, no debes sentirte obligada a contárselo a todo el mundo solo porque sean de tu entorno más cercano. Se trata de una circunstancia profundamente íntima y es tu decisión. Nadie mejor que tú sabe si contárselo a alguien puede servirte de ayuda o si, por el contrario, mantenerlo en secreto supondrá un cierto alivio para evitar comentarios y preguntas incómodas.

Sea como fuere, se trata de una decisión que debes tomar de manera consensuada con tu pareja para llegar a un escenario en el que ambos os sintáis cómodos, ya sea compartiendo el problema o no. Y es que aunque el diagnóstico de fertilidad afecte solo a uno de los miembros de la pareja, no hay que olvidar que se trata de un problema que implica a los dos y para el que es aconsejable establecer un camino común.

Por ello, sea cual sea vuestra decisión, no debéis aislaros ni caer en el desánimo. Y sobre todo, confiad en vuestro instinto y encontraréis la mejor manera de afrontar este problema. ¡Mucha suerte!

volver