Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad

Pruebas diagnósticas en infertilidad masculina

Concibe

Usted está en: Tema del mes > Pruebas diagnósticas en infertilidad masculina
RSS
Pruebas diagnósticas en infertilidad masculina

Entendemos por infertilidad la incapacidad de una pareja para lograr la concepción tras un año de relaciones sexuales sin medidas anticonceptivas; hablaremos de infertilidad masculina cuando la causa de esta infertilidad esté en el hombre.

En el pasado, todos los esfuerzos se centraban en el estudio y tratamiento de la mujer. Últimamente, los datos apuntan a que aproximadamente el 40% de estos casos de infertilidad de la pareja se deben a un problema en el hombre y otro 40% a problemas en la mujer, siendo el 20% restante una combinación de factores masculino y femenino.

Cuando una pareja consulta por infertilidad, debe realizarse un estudio en profundidad de ambos miembros. En cuanto al estudio del varón, serán imprescindibles los siguientes pasos:


1º Una historia clínica detallada, en la que se indague acerca de temas como:

  • El tiempo que la pareja lleva intentando lograr el deseado embarazo.
  • La existencia o no de embarazos previos.
  • Los métodos anticonceptivos usados por la pareja en el pasado.
  • La frecuencia de las relaciones sexuales y duración de las mismas.
  • Los conocimientos del hombre acerca del ciclo menstrual de la mujer.
  • El uso o no de sustancias lubricantes durante la relación sexual (muchas de estas sustancias pueden alterar la movilidad de los espermatozoides).
  • La función eréctil del paciente y su eyaculación.
  • Hay que averiguar si el paciente, en la pubertad, sufrió algún trastorno en el desarrollo sexual; si tuvo o no criptorquidia (falta de descenso del testículo) en la infancia; si fue sometido a alguna intervención quirúrgica de la región genitourinaria; si sufrió algún traumatismo testicular que pudiera haber derivado en atrofia testicular.
  • Si ha padecido alguna enfermedad de transmisión sexual o infecciones del tracto urinario de repetición.
  • Si ha padecido parotiditis o "paperas".
  • Si el paciente es diabético.
  • Si padece insuficiencia renal.
  • Si sufre esclerosis múltiple.
  • Si está siendo sometido a quimioterapia o radioterapia.
  • Si ha padecido tuberculosis.
  • Hay que preguntar acerca del consumo de cualquier tipo de medicación, de posibles hábitos tóxicos (consumo de alcohol, tabaco, marihuana, cocaína,...), y de la exposición profesional a pesticidas u otras sustancias tóxicas.

2º Un examen físico: el examen físico debe ir dirigido a la búsqueda de cualquier alteración que pudiera asociarse a infertilidad, dedicando especial atención al examen de los genitales, explorando el pene, el escroto y su contenido, los testículos (su consistencia y tamaño), y la próstata (por tacto rectal). Hay que buscar la existencia de varicoceles (dilatación de las venas a lo largo del cordón que sostiene los testículos). 

 

3º Pruebas de laboratorio, en las que se realice:

  • Una analítica básica, que comprenda un hemograma, una bioquímica y un análisis de orina, incluyendo los niveles de hormonas folículo estimulante (FSH) y luteinizante (LH), al igual que de la hormona testosterona y prolactina. Estas hormonas desempeñan una importante función en la producción, maduración y desarrollo de los espermatozoides en los testículos.
  • Un seminograma o análisis del semen: es la prueba más importante en el estudio de un paciente con probable infertilidad. Consiste en el estudio del semen de un eyaculado del paciente para determinar de manera concluyente si hay una anormalidad en el semen del hombre. Dado que se conocen bien las características que deben tenerlos espermatazoides para una fecundación "normal", cualquier desviación o resultado anormal obtenido en las pruebas de semen sugiere un problema en el hombre. Generalmente se obtiene por medio de masturbación o mediante preservativos especiales. En este análisis se deben examinar las siguientes característias:

- Análisis macroscópico; volumen, aspecto, viscosidad, financia, pH.

- Análisis microcópico; concentración (mill/ml), movilidad, vitalidad, morfología, aglutinaciones.

- Bioquímica seminal (pH del semen).

- Capacidad funcional de los espermatozoides (movilidad).

- Prueba de capacidad fecundante de los espermatozoides.

- Detección del virus de hepatitis C y VIH en el semen. Madurez nuclear en los espermatozoides.

Los valores considerados normales para un eyaculado son:

- Volumen mayor o igual a 2 mililitros.

- pH entre 72 y 8.

- Concentración de espermatozoides mayor o igual a 20 millones por mililitro.

- Al menos un 50% de los espermatozoides con movilidad activa y una morfología normal de al menos el 30% de los mismos.

Si obtuviésemos resultados anormales sería necesario repetir esta prueba en 4 ocasiones, en intervalos mensuales durante 3 meses.

4º Otras pruebas posibles:

  • Prueba postocoital: consiste en un estudio al microscopio de la reacción entre el esperma del varón y el moco uterino de la mujer.
  • Estudios inmunológicos: a veces la posibilidad de la determinación en sangre de anticuerpos antiespermatozoide.
  • La biopsia testicular: estará indicada su realización en aquellos pacientes en los que en el seminograma se demuestre una azoospermia (ausencia total de espermatozoides en el semen), con unos testículos de tamaño normal, para diferenciar una obstrucción en el conducto de salida de los espermatozoides de una alteración en la producción de los mismos.
  • Estudios microbiológicos: este estudio se realiza fundamentalmente para detectar todos aquellos gérmenes que en la actualidad son comprendidos como agentes patógenos transmitidos por contacto sexual.
  • Marcadores tumorales: los marcadores tumorales son sustancias que a menudo pueden encontrarse en cantidades mayores a las normales en la sangre, orina o tejidos del cuerpo de algunos pacientes con ciertos tipos de cáncer o con ciertas condiciones benignas. Estas sustancias pueden afectar la fertilidad del paciente lo cual hace necesaria su detección.

Los resultados del reconocimiento físico, junto con los datos del estudio de semen y hormonas, sirven para dar indicios de la causa más probable de que el varón no produzca espermatozoides en cantidad y calidad adecuada, y dirigir así el manejo del paciente hacia otras pruebas de laboratorio o a un tratamiento específico.

Es importante resaltar que, la mayoría de las causas que alteran el proceso reproductivo tienen un tratamiento concreto y, en muchas ocasiones se limita a la prescripción de determinados fármacos, o a sencillas intervenciones quirúrgicas para corregir determinados defectos anatómicos.

Por último, recordar que, cuando los problemas de la pareja no se solucionan por medio de tratamiento médico o quirúrgico, siempre se puede recurrir a la Reproducción Asistida.

 

volver