Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Pruebas a realizar en un estudio básico de fertilidad

Pruebas a realizar en un estudio básico de fertilidad

 08-09-2014

La esterilidad se define como la incapacidad de una pareja de conseguir el embarazo tras un año de relaciones sexuales con una frecuencia adecuada sin utilizar medios anticonceptivos.

Las causas de esterilidad son muy amplias, pero podemos decir que el 40% de las causas son masculinas, el otro 40% son femeninas y en un 20% de las parejas hay un factor mixto. Ante estos datos, debemos pensar que cuando una pareja acude a nuestra consulta por este problema debemos descartar tanto causas femeninas como masculinas, en el orden adecuado. Vamos a clasificar las peticiones en dos grupos:

- Pruebas solicitadas en las mujeres:

En primer lugar debemos hacer una historia clínica adecuada, recopilando características del ciclo menstrual y antecedentes personales de interés que nos vayan esclareciendo posibles causas del problema reproductivo. Es importante tener en cuenta la edad de la paciente, ya que aunque el resto del estudio de fertilidad sea normal, una edad por encima de los 35 años ya orienta al facultativo a indicar técnicas de reproducción asistida antes de que el paso del tiempo se ponga más en su contra.

La regularidad del ciclo menstrual también influye, puesto que los ciclos irregulares orientan a fallos en la ovulación y hacen más difícil la búsqueda de embarazo al desconocer el momento fértil del mes.

En tercer lugar, los antecedentes de menopausia maternos nos orientan sobre la dotación de óvulos que puede tener la paciente, cirugías previas sobre el aparato genital femenino que hayan podido lesionarlo, etc…

A continuación llevaremos a cabo una exploración ginecológica detallada que incluya una ecografía, para valorar la integridad del aparato reproductor femenino. Con esta herramienta podemos apreciar útero y ovarios, sin embargo, la funcionalidad y permeabilidad de las trompas de Falopio, órgano fundamental para que puedan encontrarse el óvulo y el espermatozoide, precisa de técnicas adicionales para su evaluación.

Una vez finalizada la exploración, se pueden pedir analíticas hormonales y de ciertos gérmenes que también pueden aportar datos importantes para el diagnóstico.

La prueba de valoración de las trompas de Falopio queda supeditada a los resultados que obtengamos del estudio básico del semen (seminograma). Ya que si éste nos informa de resultados muy deteriorados, el camino a seguir podría ser otro.

- Pruebas básicas solicitadas en los varones:

Al igual que en las mujeres, en primer lugar debemos elaborar una historia clínica adecuada, recopilando antecedentes personales de interés. En el varón es muy importante indagar si durante su infancia ha pasado el virus de las paperas, ya que es un virus que tiene gran afinidad por las células productoras de espermatozoides, y no es infrecuente encontrarnos pacientes que la han sufrido y cuyos seminogramas están seriamente deteriorados. La suerte que tenemos en nuestros días es que ya desde muy pequeños se nos administra la vacuna contra la parotiditis.

Otros antecedentes de gran interés son el haber sido intervenido quirúrgicamente de hernia inguinal o haber tenido los testículos fuera de la bolsa escrotal durante la infancia.

La prueba básica del varón es el seminograma, y sirve para conocer si hay presencia o no de espermatozoides en el eyaculado. En caso afirmativo, se detalla qué características tiene el eyaculado y en qué condiciones se encuentran los espermatozoides en cuanto a concentración, movilidad y morfología.

En el varón se solicita una analítica sanguínea, para descartar posibles virus que puedan estar presentes en el semen.

Con todo esto, ya podemos ir dando una información a la pareja sobre la situación en la que se encuentran, y en función de los resultados les recomendaremos continuar buscando embarazo de forma espontánea o bien recurrir a centros especializados para recibir la ayuda que necesiten.

Julia Ramos, Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida

volver