Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

¡Que vienen dos! Consejos para un embarazo múltiple

¡Que vienen dos! Consejos para un embarazo múltiple

20-05-2013

¿Te acaban de decir que esperas gemelos o mellizos? Seguramente la primera sensación que has tenido haya sido vértigo… ¡incluso pánico! Pero no te preocupes, desde este post te vamos a dar algunos consejos para llevar tu embarazo múltiple de la mejor forma posible.


Si estás esperando dos bebés…


• Visita a tu obstetra una vez al mes durante el primer y segundo trimestre de embarazo, y a partir del último, cada semana. Este tipo de gestación requiere una vigilancia más estricta por parte de los especialistas desde el momento de la concepción. Esto se debe a que tienes más posibilidades de padecer complicaciones como hipertensión, preeclamsia, diabetes gestacional o prematuridad.


• No te agobies si tienes más náuseas, cansancio o dificultades para dormir o respirar que en gestaciones anteriores. Es frecuente que en un embarazo múltiple se intensifiquen los síntomas más comunes.


• Aumenta la ingesta de líquidos (sobre todo agua) para mantenerte hidratada, ya que así ayudarás a mantener baja la presión arterial. Además, el riesgo de contracciones prematuras (y por consiguiente el parto prematuro) aumenta cuando estás deshidratada.


• Lleva una dieta equilibrada y pon especial atención a la toma de nutrientes como ácido fólico, calcio, hierro y proteínas, ya que se necesitan más que en un embarazo único.


• Hazte a la idea de que es probable que engordes un poco más, sobre todo los primeros meses. Pero no te agobies en exceso, ya que un buen aumento de peso al principio es positivo en estos casos, ya que estos embarazos suelen ser más cortos.


• Procura no hacer grandes esfuerzos o sufrir mucho estrés a partir del séptimo mes, ya que esto podría adelantar las contracciones y, por lo tanto, el parto.


• Ten mucha paciencia, en algunos embarazos de este tipo te recomiendan dejar de trabajar a partir de la semana 28 de embarazo por el riesgo de prematuridad.


• Y por último, no tengas miedo al momento de dar a luz, ya que no siempre tiene que ser por cesárea. Esto dependerá de la posición de los fetos y de las consideraciones de los especialistas.
Mucho ánimo y recuerda, ¡también la felicidad llegará por partida doble!
 

volver