Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Quimioterapia y fertilidad

Quimioterapia y fertilidad

 21-04-2014

¿Te han diagnosticado cáncer y estás preocupado/a por tu futura fertilidad? En este post vamos a tratar los medios disponibles en la actualidad para preservar la fertilidad de hombres y mujeres que deben realizar ciclos de quimioterapia por presentar un proceso oncológico.

La quimioterapia consiste en la administración de fármacos que frenan el crecimiento incontrolado de células malignas. Lo que ocurre es que este proceso no sólo afecta el desarrollo de las células indeseables, sino que también ejerce su acción sobre los grupos celulares sanos y necesarios para el individuo.

Todos conocemos los efectos adversos que provoca la quimioterapia, como náuseas, vómitos, pérdida del cabello… pero entre ellos cabe destacar el daño que ejerce sobre los órganos reproductivos: los ovarios y los testículos.

Por ello, es de vital importancia un buen asesoramiento médico al respecto. Es decir, una vez diagnosticado el tumor y establecida la necesidad de la administración de tratamiento quimioterapéutico, lo primero que habría que intentar es preservar la fertilidad, sobre todo en aquellos pacientes que aún no hayan visto cumplidos sus deseos de ser padres. Así, cada vez son más los pacientes que acuden a los centros de fertilidad derivados por sus oncólogos para congelar espermatozoides u ovocitos, previamente al uso de los tratamientos de quimioterapia.

La congelación espermática es muy sencilla, ya que tan sólo es necesario recoger una o dos muestras del eyaculado, mientras que la obtención de los ovocitos es un poco más dificultosa. En el caso de las mujeres se dispone de un escaso margen de tiempo para comenzar a trabajar con el ovario, ya que las pacientes suelen tener pocos días entre la intervención quirúrgica oncológica y el comienzo de la quimioterapia. Por eso, hay que rentabilizar al máximo los días disponibles y actuar de diferente manera según en el momento del ciclo en el que se encuentre la mujer. Lo ideal es acudir al inicio del ciclo menstrual.

De esta forma, la fertilidad quedará preservada durante años, ya que los gametos (óvulos y espermatozoides) pueden permanecer vitrificados durante toda la vida reproductiva de las personas. En las mujeres, aunque la ley no lo especifique concretamente, se considera que pueden someterse a técnicas de reproducción asistida para intentar lograr embarazo hasta cumplidos los 50 años de edad. En el hombre, por el contrario, no hay límites y pueden hacer uso de su esperma congelado cuando estimen oportuno.

Con estas técnicas de congelación y los avances en reproducción asistida que surgen de las necesidades de nuestra sociedad, se abre una puerta de tranquilidad y esperanza para aquellas personas que deben enfrentarse a esta situación, ya que supone una ilusión saber que una vez superado el cáncer podrán ver su sueño de ser padres cumplido. Por ello desde Concibe os animamos a compartir este post para que nadie se quede sin esta información tan valiosa que puede suponer un cambio en la manera de afrontar procesos tan complicados, tanto físicos como emocionalmente.

volver