Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Reeducación del área perineal tras el embarazo, por la Dra. Julia Ramos

Reeducación del área perineal tras el embarazo, por la Dra. Julia Ramos

 20-06-2016

En este post me gustaría hablar un poco sobre el mundo del suelo pélvico, tan afectado en muchas mujeres tras el parto.

¿A qué llamamos suelo pélvico o área perineal? Se trata de un conjunto de estructuras musculares, mucosas y piel que tapizan la parte inferior de la cavidad abdominal y dan soporte a órganos tan importantes como el recto, el aparato genital y la vejiga. Por tanto, si dicha área se lesiona o pierde tonicidad, se puede incurrir en patologías como los prolapsos (descensos) de distintos grados y posiciones:

 

  • Prolapsos uterinos.
  • Prolapsos de cara anterior vaginal, donde desciende la vejiga.
  • Prolapsos de cara posterior vaginal, donde el órgano afectado sería el recto.

Es por todos bien sabido que tras el embarazo y el parto los tejidos cercanos al canal del parto se distienden considerablemente para permitir la salida del bebé. Y no sólo esto, sino que en una mayoría de mujeres es necesario realizar una episiotomía (incisión en el área perineal) para facilitar el periodo de expulsión fetal.

Quizás tras el primer hijo la sintomatología que ocasiona los daños en el suelo pélvico no son muy apreciables, pero, si se producen partos sucesivos, casi con seguridad la mujer nos consultará por pérdidas de orina, gases (incluso heces en distintos grados), sensación de pesadez tras realizar esfuerzos o permanecer largos periodos de tiempo en posición de bipedestación, aparición de bultos a través de la vagina y lesión de las mucosas vaginales expuestas al exterior.

Como podéis imaginar, supone un inconveniente importante a nivel social que puede propiciar malestar psicológico para la mujer. Por tanto, me gustaría hacer hincapié en que, para evitar problemas mayores, la mejor forma de actuación sería la prevención.

Existen una serie de recomendaciones para impedir o mejorar la clínica de daño perineal:

 

  • Evitar coger peso después del parto hasta que los tejidos estén bien cicatrizados.
  • Hacer ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico durante toda la gestación y después, una vez que esté cicatrizado correctamente el suelo pélvico. Se denominan ejercicios de Kegel y consisten en llevar a cabo contracciones vaginales de forma consciente y controlada. La pauta de ejercicio sería de 10-15 contracciones unas 5-6 veces al día, y cada contracción debe tener una duración aproximada de 10 segundos.
  • Los pesarios serían otra alternativa para obligarnos a realizar estos ejercicios. Estos utensilios se venden en farmacias y se emplean introduciéndolos en la vagina hasta alcanzar una localización de la cual no se deben caer. Inevitablemente, hay que hacer un esfuerzo extra para impedir su desplazamiento.
  • Otras opciones similares al pesario serían los conos vaginales que se adecuan a la anatomía vaginal. Están disponibles en diferentes tamaños, así que se deben introducir en la vagina aquellos que podamos mantener, e ir disminuyendo el tamaño a medida que nuestros tejidos se van haciendo más consistentes. Es decir, mantener los conos de menor tamaño implica una mejoría clínica.

Si tras todas estas medidas la paciente percibe que necesita más ayuda, se puede recurrir a la fisioterapia del suelo pélvico. Existen distintas técnicas en este campo:

 

  1. Electroestimulación: consiste en aplicar corriente eléctrica para lograr contracciones musculares de forma pasiva en los músculos perineales y de la uretra. Siempre es importante continuar con los ejercicios de fortalecimiento voluntarios.
  2. Termoterapia y ultrasonidos: aplican calor local a la zona afectada con el objeto de disminuir la inflamación y proporcionar distensibilidad a las zonas cicatriciales.

A pesar de todas estas recomendaciones, puede ocurrir que la clínica persista y finalmente el especialista nos recomiende la cirugía para solventar los problemas. Sin embargo, espero que mis consejos os resulten útiles para evitar padecer este tipo de problemas tan frecuentes y molestos en nuestra vida cotidiana.

 

Dra. Julia Ramos, ginecóloga especialista en reproducción asistida en IVI Sevilla
 

volver