Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Relación en pareja durante un tratamiento de fertilidad, por la doctora Julia Ramos

RSS
Relación en pareja durante un tratamiento de fertilidad, por la doctora Julia Ramos

Al embarcarnos en una terapia de reproducción asistida (R.A), se aprecian cambios en la pareja y se repiten patrones de conducta. Al leer este post, posiblemente, si estáis en el proceso o habéis pasado por el mismo, os podréis sentir identificados con alguno de los puntos que trataremos.


Se nos presentan muchos estereotipos de parejas; desde aquellas en las que los dos están implicados por igual, a otras, en las que uno de los dos no está completamente involucrado en el proceso. Es frecuente ver que uno de los miembros de la pareja es más vulnerable, y el otro soporta toda la carga emocional. Generalmente, suele ser el hombre el que soporta mayor carga emocional, y rara vez expresa sus sentimientos de miedo, tristeza o frustración para evitar sufrimiento a su pareja. Por ello, debemos estar pendientes de los dos y preguntar a ambos cómo se encuentran en el tiempo que trabajemos juntos.


En general, les suele dar miedo mantener relaciones sexuales durante el ciclo de tratamiento. Este tema es controvertido, porque si antes de venir a la clínica intentaban tener relaciones en días determinados, a veces casi por obligación, una vez se ponen en nuestras manos, prefieren no tener relaciones para no afectar a los resultados.


Según el tipo de terapia que se les ofrezca, hablarán más o menos con su círculo social más cercano, lo cual implicará una relación y complicidad diferente según el caso. Así en pacientes que finalmente deben optar por una donación de gameto, es decir, usarán semen de un donante, óvulo de una donante o incluso un embrión donado, no suelen hablar con familiares o amigos al respecto por lo que entre ellos se crea un vínculo importante de complicidad. Esta situación ocurre en menor medida si van a realizar una inseminación o fecundación in vitro sin cambio de gametos, ya que es un tema que está más normalizado y se habla con mayor naturalidad a nivel social.


Las mujeres se llevan la gran parte de la carga tanto a nivel físico como emocional, y es muy importante para ellas sentirse acompañadas y arropadas en la mayoría de los momentos. Daros cuenta que a muchas de las consultas podrían acudir solas, porque es a ellas a las que se les va a realizar una ecografía, una analítica… pero generalmente vienen con su pareja o justifican su ausencia en caso de venir solas. Nosotros como clínicos, percibimos en qué situación se encuentra cada pareja en función del grado de implicación.


A nivel general, un 50% de las parejas que realizan tratamientos de R.A refieren sentirse más unidos tras la experiencia vivida, sin embargo, aquellos que consideran una peor relación, requieren una valoración de los antecedentes en la pareja y de la motivación a la hora de ser padres, pues muchos de ellos consideran que solamente seguirán adelante con su pareja si consiguen ser padres, lo que manifiesta un problema de base en la relación.


Como consejos para que nuestra pareja salga reforzada tras un tratamiento de fertilidad os diría que hay que hablar y expresar las emociones que se vayan sintiendo, y pedir abiertamente lo que necesitamos, no dar por hecho, que nuestra pareja lo debe de saber. Hay que mantener el ritmo de vida habitual, y no girar sólo en torno al tratamiento, ni dramatizar la situación, a mayor naturalidad mejor vivencia del camino que hay que recorrer. Y siempre recomiendo vivir el día a día, no fantasear con posibles resultados, ni positivos ni negativos, para esto vienen muy bien las terapias alternativas del tipo de mindfulness, yoga, etc…

 

volver