Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Relaciones sexuales y tratamientos de fertilidad, por la Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta

RSS
Relaciones sexuales y tratamientos de fertilidad, por la Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta

 La decisión de acudir a una clínica de fertilidad y someterse a un tratamiento de reproducción asistida viene acompañada por un conjunto de eventos que afectan a los dos miembros de la pareja (realizar pruebas de fertilidad, estar pendiente de los horarios que exige el tratamiento, aumento de la tensión emocional, nerviosismo…). Todo esto repercute en el día a día y puede afectar a la vida sexual de ambos. Muchas parejas, además, tienen dudas sobre si deben alterar sus hábitos sexuales durante el tiempo que se están sometiendo a tratamientos de fertilidad. Sin embargo, en general, no hay contraindicación a mantener una actividad sexual normal durante el diagnóstico y los tratamientos de fertilidad y, desde un punto de vista psicológico, la recomendación es que la pareja mantenga sus hábitos de vida, incluidos los sexuales, con normalidad durante todo el proceso.

Comentamos algunas consideraciones especiales según el tipo de tratamiento que la pareja vaya a realizar.

Cuando una pareja se somete a un tratamiento de inseminación artificial, no hay ningún problema en que mantenga relaciones sexuales durante el tiempo que dura el mismo. Es más, hay estudios en los que se ha observado un efecto beneficioso de las relaciones sexuales, ya que durante el orgasmo se producen contracciones uterinas que pueden facilitar que los espermatozoides avancen hacia las trompas de Falopio, provocando así su encuentro con el óvulo al final de la trompa. Sin embargo, si la pareja prefiere no mantener relaciones sexuales durante el proceso de la inseminación artificial, éstas no son imprescindibles, ya que al realizar la inseminación se colocan los mejores espermatozoides directamente dentro de la cavidad uterina. Sí es normal que se recomiende una abstinencia sexual de entre 2 y 7 días antes de la inseminación artificial para ayudar a que las características del semen sean las óptimas y parecidas a las conseguidas en el seminograma que se realizó durante el diagnóstico.

En el caso de fecundación in Vitro (FIV), no hay problema en que la pareja mantenga relaciones durante la fase de estimulación ovárica siempre que la mujer no tenga molestias. Éstas se pueden producir por el aumento paulatino de tamaño que sufren los ovarios durante la estimulación. Tras la punción folicular, se recomienda la abstinencia sexual durante unos días por el aumento de tamaño que han sufrido los ovarios, pero también porque es normal que durante la extracción de los ovocitos se haya producido algo de sangrado al interior de la cavidad abdominal y éste puede ser irritante. Además, tras la punción, y vinculado al aumento de los niveles hormonales, se produce retención de líquido en la pelvis que hace que los ovarios floten dentro de la misma y puedan moverse durante las relaciones sexuales, aumentando las molestias y el riesgo de torsión ovárica.

En otros tratamientos en los que se realiza una transferencia embrionaria sin haber estimulado los ovarios (criotransferencia, ovodonación, embriodonación) tampoco existe contraindicación para mantener una vida sexual normal, por la misma razón que no hay motivo para pensar que mantener relaciones sexuales tras la ovulación en ciclos donde se busca embarazo espontáneo pueda afectar a la implantación del embrión. Más bien al contrario, existen estudios que relacionan la exposición al líquido seminal y la presencia de espermatozoides dentro del útero durante la fase de implantación embrionaria con una menor probabilidad de aborto y, más adelante en el embarazo, con una disminución en el riesgo de preclampsia. Las causas por las que se produce este beneficio está aún por determinar.

Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta
URH García del Real, Clínica de fertilidad

volver