Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Reproducción Asistida: Cuándo hay que acudir al especialista

RSS
Reproducción Asistida: Cuándo hay que acudir al especialista

Lograr un embarazo no siempre es fácil. Para conseguirlo, tienen que darse una serie de circunstancias y coordinarse perfectamente procesos como la liberación del óvulo desde el ovario a la trompa de Falopio, la presencia de espermatozoides en las inmediaciones del óvulo, una trompa que sea capaz de propulsar el óvulo fecundado y el embrión hasta el útero, y la posterior implantación del embrión. Cualquier alteración, por pequeña que parezca, en alguno de estos procesos puede ocasionar dificultades a la hora de concebir.

Se estima que alrededor de un 85% de las parejas jóvenes y sin problemas de salud que tienen relaciones frecuentes, lograrán un embarazo en el plazo de un año y un 93% tras 2 años de intentarlo. Sin embargo, el número de parejas con dificultades para concebir es, cada vez más elevado.

La infertilidad se define como la ausencia de gestación tras un año de relaciones sexuales no protegidas. Esta definición sirve de orientación a la hora de plantear la posibilidad de acudir a un especialista en fertilidad, si bien es muy recomendable que la mujer consulte previamente y traslade sus dudas a su ginecólogo habitual, que es el que dispone de todos los datos de su historia clínica y le puede orientar de forma más individualizada sobre cuándo acudir a un centro especializado.

No hay una norma definida a la hora de recomendar la derivación a un centro especializado en reproducción asistida. Sin embargo, en líneas generales, se recomienda realizar una consulta de infertilidad con un especialista después de la ausencia de gestación tras un año de relaciones no protegidas aunque en mujeres mayores de 35 años ese periodo se reduce a 6 meses.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que hay mujeres y hombres que tienen factores de riesgo o situaciones de partida especiales que requieren el seguimiento de un experto desde el momento de la planificación del embarazo; por ejemplo en el caso de mujeres que han tenido una infección pélvica o de hombres que hayan padecido enfermedades u intervenciones de testículo.

Es importante apuntar que la completa esterilidad sólo ocurre en situaciones muy concretas, como mujeres que no tienen útero u ovarios, casos de obstrucción de las trompas o en hombres que no producen espermatozoides en la eyaculación. Incluso en estos casos, con las técnicas adecuadas, se puede intentar la concepción.

La dificultad para tener hijos, es una de las situaciones más difíciles emocionalmente para una pareja. El miedo o el desconocimiento hacen que muchas veces, la pareja no acuda a una Unidad de Reproducción Asistida por primera vez hasta que lleva un tiempo prolongado, en algunos casos incluso años, buscando un embarazo sin conseguirlo.

Es muy importante que la pareja disponga de una información lo más detallada posible sobre fertilidad si se plantea tener hijos y que la mujer ponga en conocimiento de su ginecólogo sus planes cuanto antes, para que éste se pueda anticipar a los posibles problemas y orientar a la pareja sobre las medidas más adecuadas que deben tomar en su caso concreto o si deben ir y cuándo a un centro especializado.

 

volver