Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Retraso de la maternidad y sus consecuencias

Retraso de la maternidad y sus consecuencias

26-02-18

¿Sabías que la edad a la que las mujeres son madres en España ha alcanzado la cifra histórica de 32 años y solo tienen 1,33 hijos? Según datos del Movimiento Natural de la Población, del Instituto Nacional de Estadística, solo nacen 8,8 niños por cada mil habitantes, y es que en el primer semestre del año 2017, los datos del INE recogieron un registro de 187.703 nacimientos, un 6,3% menos que en el mismo periodo del año anterior.

La situación laboral, la incertidumbre económica, el desarrollo de la carrera profesional o la falta de pareja estable son los principales factores que contribuyen a este retraso de la maternidad y, a su vez, a que el número de hijos por pareja también se haya visto mermado respecto a periodos anteriores.

El retraso de la maternidad trae consigo también el descenso de la fertilidad, sobre todo en el caso de la mujer, pues ésta disminuye a partir de los 35 años. Según datos estadísticos, a partir de esa edad, las posibilidades de embarazo se reducen a la mitad, y a partir de los cuarenta se reducen al 10%. Esta situación ha provocado que aumente el número de bebés nacidos mediante tratamientos de fertilidad y reproducción asistida. Además, cada vez son más populares las técnicas para la preservación de la fertilidad, que consisten en conservar los óvulos de la mujer durante su edad más fértil para utilizarlos posteriormente, combatiendo así los efectos del paso del tiempo.

Pese a que la dificultad para tener hijos aumenta pasados los 35 años, también tiene sus ventajas, pues las mujeres que viven esta experiencia coinciden con que la madurez adquirida con el paso de los años es un valor añadido a la hora de afrontar el cuidado de los hijos.

Si nos encontramos en esa situación es conveniente tener en cuenta que técnicas o tratamientos de reproducción asistida son más convenientes. Por ejemplo, la inseminación artificial, que es una de las principales técnicas de fertilidad, tiene una tasa de embarazo en mujeres de 40 o más años del 10,4% por ciclo. La fecundación in vitro, por su parte, presenta una tasa de embarazo con ovocitos propios en mujeres de 35 a 39 años es del 30,3% por ciclo.

Con la técnica de donación de ovocitos, la tasa de embarazo en mujeres que se encuentran en el rango de edad de los 35 a los 39 años es de un 50,7%. En el caso de que la técnica elegida sea donación de embriones, es recomendable saber que la tasa de embarazo por descongelación en mujeres que van de los 35 a los 39 años es de un 38%. Finalmente, dentro de las técnicas más utilizadas, hay que destacar la vitrificación por ovocitos, cuya tasa de embarazo por desvitrificación de ovocitos propios es de un 38,9%.

Todos estos datos pueden ser de mucha ayuda a la hora de tomar la decisión de enfrentarse a un tratamiento de fertilidad o reproducción asistida. Sentirse seguros y con ánimo para afrontar esta nueva etapa es clave para que todo salga como esperáis.

volver