Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

La selección del mejor espermatozoide, por la Dra. Yamileth Motato

La selección del mejor espermatozoide, por la Dra. Yamileth Motato

30-05-2016

Las técnicas de reproducción asistida se han convertido en los últimos años en el tratamiento de elección en muchos casos de infertilidad, pero, incluso después de rápidos avances metodológicos y tecnológicos y una mejora significativa en la obtención de la gestación, las tasas de éxito de estos procedimientos se encuentra todavía por debajo de las expectativas.

Por esta razón existe un número considerable de parejas con casos fallidos en los que se hacen necesarios repetidos intentos. Diversos estudios en parejas infértiles han demostrado que, aunque el factor femenino es determinante, sobre todo la edad de la mujer, el factor masculino también juega un papel importante, y por ello su completo análisis, incluyendo la evaluación de las características seminales como una de las pruebas más utilizadas y relevantes, debe ser uno de los puntos de partida en el estudio de la pareja.

A diferencia de lo que ocurre con los ovocitos, por lo general los espermatozoides están presentes en varios millones por eyaculado, cada uno con diferentes características moleculares como resultado de la meiosis y la recombinación genética durante la espermatogénesis. La calidad de la muestra seminal se basa principalmente en la evaluación de la concentración espermática, su motilidad y su morfología, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, los valores de la OMS para su evaluación son sólo orientativos, y ésta es la razón por la que una proporción significativa de pacientes que muestran parámetros seminales con valores dentro de un rango de referencia tienen problemas de infertilidad, lo que ha llevado al desarrollo de diversos protocolos y estrategias encaminados a seleccionar espermatozoides óptimos para su uso en técnicas de reproducción asistida.

Otro aspecto esencial en el estudio de la calidad de los espermatozoides es la evaluación de la integridad de su ADN, pero este análisis incluye métodos que lo destruyen y por tanto imposibilitan su uso posterior, motivo por el cual se recurre a técnicas que además de no ser invasivas permiten su uso clínico. Entre las más utilizadas de rutina están el Swim up y los gradientes de densidad, pero se seleccionan según su motilidad, sin tener en cuenta sus características morfológicas (para lo cual se emplea adicionalmente el IMSI, que consiste en la microinyección de espermatozoides morfológicamente seleccionados), y las características moleculares (para lo cual se utiliza, por ejemplo, la unión al ácido hialurónico, que permite identificar espermatozoides que han completado su proceso de maduración). Más recientemente se ha incorporado la selección mediante las MACS (Magnetic Activated Cell Sorting).

La técnica MACS emplea microperlas magnéticas conjugadas a la Anexina V (AV), una proteína con una alta afinidad por una molécula que se encuentra en la capa interna de la membrana plasmática del espermatozoide -fostatidilserina (FS)- y cuya externalización constituye una de las principales características de eventos como la apoptosis o muerte celular programada, del aumento de la fragmentación del ADN espermático, de la alteración de la función mitocondrial o la pérdida de la integridad de la membrana. Todos estos eventos están vinculados directamente al fracaso de la fecundación, del embarazo clínico y a la pérdida gestacional durante los tratamientos de reproducción asistida.

La técnica MACS consiste en hacer pasar una muestra (espermatozoides + Anexina V + micro esferas magnéticas) a través de una columna ubicada en un campo magnético para retener los espermatozoides unidos a la Anexina V y permitir el paso de aquéllos que no la tienen adherida. Con este simple mecanismo, se obtienen dos fracciones: AV-negativo (espermatozoide no apoptótico, con membranas intactas) y AV-positivo (espermatozoides apoptóticos con externalización de la FS). Así, su identificación y retención en la columna indica que la integridad de la membrana se ha visto comprometida, así como su capacidad fecundante.

Por tanto, el principal objetivo de las técnicas de laboratorio en la preparación de la muestra seminal que se va a utilizar en una técnica de reproducción asistida, para lo cual se cuenta con las MACS, es el de obtener un número adecuado de espermatozoides viables, móviles, y funcionales.


Yamileth Motato Moscoso, bióloga en el Instituto FIVIR. Carcaixent. Valencia
 

volver