Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Tiroides y embarazo

Tiroides y embarazo

14-11-2016

 

Las enfermedades tiroideas están consideradas como la segunda afectación endocrina más frecuente en mujeres en edad reproductiva. Las disfunciones del tiroides pueden afectar tanto a la fertilidad de la mujer como al curso del embarazo establecido y la salud materno-fetal. El metabolismo tiroideo es fundamental para llevar a cabo una gestación sin riesgos.

Así, podemos diferenciar dos problemas principales: un exceso de hormonas tiroideas, lo que ocasiona una patología denominada hipertiroidismo, o, por el contrario, un defecto de dichas hormonas, denominado hipotiroidismo, patología en la que centraremos este post, y que tiene una repercusión importante sobre el bebé. Un hipotiroidismo mantenido y no tratado durante el embarazo podría ocasionar en el feto déficit de desarrollo motor y cognitivo.

Por tanto, durante la gestación se aplican niveles de vigilancia exhaustivos haciendo controles analíticos para informarnos del correcto funcionamiento de la glándula tiroides. Según a la población geográfica a la que pertenezca la paciente, se le puede favorecer con el uso de ácidos fólicos combinados con yodo, siendo este último sustrato esencial para la fabricación de las hormonas tiroideas. Los requerimientos diarios de yodo en una mujer gestante se estiman en 200-300 µg/día.

El hipotiroidismo se debe sospechar ante la presencia de los síntomas clásicos, aunque no todas las pacientes los presentan. Se estima que un tercio tiene los síntomas clásicos, otro tercio, moderados, y el restante es asintomático a pesar de existir una alteración funcional evidente. Los síntomas clásicos del hipotiroidismo consisten en una reducción de la actividad metabólica. Por ello, se asocia a cansancio, estreñimiento, intolerancia al frío, calambres musculares, caída del cabello, piel seca, reflejos tendinosos con fase de reposo prolongada y síndrome del túnel carpiano. En muchas ocasiones es difícil diagnosticar el cuadro debido al hipermetabolismo que supone el embarazo per se.

La fertilidad, como he mencionado anteriormente, también está disminuida en las pacientes con hipotiroidismo. Las mujeres suelen asociar cuadros de amenorrea (falta de menstruaciones espontáneas) e infertilidad.

La confirmación diagnóstica se realiza mediante analítica sanguínea y la sintomatología de la paciente, si es que ésta la presentase.

El tratamiento de elección en pacientes con hipotiroidismo es la toma de hormonas tiroideas (levotiroxina). Se trata de un tratamiento seguro durante la gestación. La dosis adecuada de medicación se va ajustando mediante analítica sanguínea y la mejora en la sintomatología. Generalmente son los endocrinos los que, conjuntamente con los ginecólogos, intentan llevar a cabo un control amplio de todas las posibles afecciones de la embarazada.

A pesar de la concienciación que tenemos actualmente sobre el daño que origina una disfunción tiroidea en el recién nacido, no todas las gestantes están bien controladas, por lo que, tras el nacimiento del bebé se realiza por protocolo clínico un test de detección precoz de posible hipotiroidismo neonatal, lo que todos conocemos como la prueba del talón.

Espero haberos aclarado un poquito más sobre este tema. Es importante tenerlo presente y no dudar en consultar a nuestro especialista de referencia si detectamos algún síntoma y, por supuesto, no dejar de hacernos los controles indicados durante todo el embarazo.

 

 

Dra. Julia Ramos, ginecóloga especialista en Reproducción Asistida en IVI Sevilla.

volver