Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Un tratamiento adecuado a cada paciente, por el Dr. Jon Ander Agirregoikoa

RSS
Un tratamiento adecuado a cada paciente, por el Dr. Jon Ander Agirregoikoa

Cuando una paciente o pareja acude a nuestras consultas de reproducción asistida, muchas veces desconoce el proceso diagnóstico y los posibles tratamientos que están a su disposición. Como especialistas, tenemos el deber de facilitarles esta información y las razones por las cuales seleccionamos un tratamiento u otro en cada caso.

Es imprescindible realizar un estudio completo a la pareja y recomendable hacerlo a la vez para evitar demoras innecesarias. En Medicina, generalmente se realizan los estudios diagnósticos para conocer el origen de cada situación. Cuando estudiamos casos de esterilidad también buscamos el origen de la infertilidad, pero sobre todo encaminar a la pareja al tratamiento más adecuado.

Cada tratamiento tiene sus indicaciones y requisitos y a continuación intentaremos explicar los más frecuentes.

La Inseminación Artificial Conyugal (IAC):

La IAC es una técnica sencilla que siempre que se pueda suele ser el punto de inicio para comenzar con los procesos de reproducción asistida. No obstante, conviene seleccionar adecuadamente a las pacientes a las que se les realizará. A continuación enumeramos las condiciones de los pacientes que son buenos candidatos para la IAC:

  • A la hora de realizar una inseminación artificial conyugal es preciso tener un semen apto, para que dejándolo en la cavidad uterina pueda llegar al óvulo e inseminarlo. Suele ser recomendable un Test REM (Recuperación de Espermatozoides Móviles) que supere los 5 millones.
  • Además las trompas de Falopio tienen que ser permeables. La histerosalpingografia (una prueba radiológica) indica cómo están las trompas indicando tanto su permeabilidad como posicionamiento. En caso de que una trompa fuera permeable y la otra no, lo recomendable sería hacer Fecundación In Vitro (FIV) en lugar de inseminación artificial, aunque esto último es discutible.
  • En caso de ciertas complicaciones en gestaciones previas u otras causas (cirugías pélvicas, endometriosis, útero lateralizado...) se recomienda la FIV.
  • Por último, como generalmente la inseminación artificial suele ir asociada a una estimulación ovárica, es necesario una reserva ovárica adecuada.
  • Cuando la mujer supera los 38 años o los esfuerzos por tener un hijo sin éxito superan los 2 años, las tasas de embarazo de la IAC suelen ser bajas por lo que sería recomendable comenzar directamente por la FIV.
  • A partir de la 3-4ª IAC sin éxito las opciones de embarazo disminuyen y se recomienda cambiar de técnica para realizar una FIV.

Inseminación Artificial con semen de Donante (IAD)

Cuando indicamos una IAD la mujer no tiene necesariamente problemas de esterilidad. Los casos más habituales son mujeres sin pareja masculina (sin pareja o las parejas de lesbianas) o un factor seminal importante (generalmente azoospermia del varón). Por lo tanto, se suele ser más laxo a la hora de realizar inseminaciones en este caso y las tasas de embarazo suelen ser mejores.

  • El semen de donante suele estar congelado y se conoce que reúne las condiciones suficientes para poder realizar una inseminación.
  • La permeabilidad tubárica será imprescindible, lo mismo que la sospecha de adherencias pélvicas o antecedentes que puedan limitar la función adecuada de las mismas.
  • La reserva ovárica también es necesaria, aunque en estos casos se puede plantear realizar alguna inseminación con ciclo natural.
  • En cuanto a la edad, se puede ampliar hasta los 40 años, al igual que el número de intentos (entre 4 y 6).

Fecundación In Vitro (FIV):

La FIV es, con sus diferentes versiones (ICSI, diagnóstico genético preimplantacional, ovodonación...), la técnica de reproducción asistida por excelencia. A diferencia de la inseminación artificial, las opciones de embarazo se basan en la edad de la mujer y en la cantidad y calidad de embriones obtenidos, más que en la selección adecuada de las pacientes. No obstante serán precisos algunos requisitos:

  • Es recomendable un Test REM superior a 1,5 millones, debido a que calidades seminales peores podrían comprometer la fecundación correcta de los óvulos y, por lo tanto, empeorar el pronóstico. Si la calidad seminal fuera peor, se recomienda la Microinyección Intracitoplasmática (ICSI)
  • Una buena reserva ovárica será fundamental a la hora de obtener resultados. Respuestas ováricas pobres limitan la obtención de óvulos y por lo tanto de embriones, por lo que será más difícil obtener embriones suficientes de calidad.
  • En caso de cumplirse los requisitos adecuados, si no hubiera un embarazo previo (natural o inseminación por ejemplo) se puede valorar realizar un ciclo mixto FIV-ICSI (fecundar la mitad mediante FIV y la otra mitad mediante ICSI) para evitar el tan temido FIV negativo (fracaso de fecundación con la FIV convencional).

Microinyección Intracitoplasmática (ICSI):

En la década de los 90 permitió solventar prácticamente todas las limitaciones seminales en las técnicas de reproducción asistida. Gracias a esta técnica, la mala calidad del semen no es indicación de utilizar un donante.

  • El ICSI solventa la mala calidad seminal, pero no la mala calidad ovocitaria o la escasa cantidad de los mismos. Por lo tanto, la edad materna y la respuesta ovárica serán requisitos importantes para obtener buenos resultados.
  • A pesar de que la calidad seminal (en cuanto a número, movilidad, forma...) pueda ser solventada, hay características seminales que pueden precisar de tratamientos extra o incluso orientar a utilizar donante de semen.

En cualquier caso, este tipo de clasificaciones deben ser tomadas con cautela, ya que cada caso, cada pareja y cada paciente son diferentes. No obstante, un diagnóstico adecuado junto con la experiencia del profesional nos orientará siempre al mejor tratamiento.

Jon Ander Agirregoikoa, Director Médico ART Vitoria
@DrAgirregoikoa

volver