Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

La tripa después del parto

La tripa después del parto

 02-06-2015

Después de nueve meses de albergar un bebé y tras su nacimiento, lo más habitual es que el cuerpo de la mujer haya sufrido cambios. Algunos kilos de más, caderas más anchas, estrías… pero especialmente una tripa flácida e hinchada que la mayoría de mamás lucha por combatir.

La zona del abdomen es la que más afectada suele verse debido al embarazo, pues ha ido creciendo mes a mes para adaptarse al tamaño del bebé. En este sentido, es lógico pensar que tras el parto también necesite su tiempo para volver a su estado normal. Por ello en este post te animamos a que te informes y seas positiva: ¡con paciencia y un poquito de esfuerzo regresarás a tu figura habitual!

¿Por qué todavía parezco embarazada?

Como decimos, aunque el bebé ya haya nacido tu cuerpo necesitará tiempo para regresar a su forma previa y es posible que durante las semanas posteriores al parto aún conserves tripita de embarazada.

Por ejemplo, el útero suele tardar aproximadamente cuatro semanas en contraerse a su tamaño natural. Pero además, todo el líquido y grasa que tu cuerpo almacenó para alimentar al bebé empezarán a liberarse poco a poco a través de la orina, secreciones vaginales o la transpiración.

¿Cuánto tiempo tardará mi tripa en volver a su forma original?

En primer lugar debes tener paciencia y entender que de un día a otro no vas a recuperar tu figura cuando tu cuerpo, y especialmente tu tripa, ha estado ‘creciendo’ durante nueve meses.

Pero como sabemos, el cuerpo ‘tiene memoria’, por lo que la velocidad y el nivel de esta transición dependerá en gran medida de tu constitución física, de los kilos que ganaste durante el embarazo, de si practicaste ejercicio o no o, simplemente, de los genes.

¿Qué puedo hacer para recuperarme?

Una vez pasada la cuarentena tras el parto y siempre bajo la supervisión de tu médico, puedes seguir estas recomendaciones para recuperar tu tripa previa al embarazo:

  • Mantén una dieta sana. El embarazo fue un buen entrenamiento para llevar una alimentación equilibrada y variada, por lo que no la dejes de lado. Únicamente recuerda que ahora ya no tienes que ‘comer por dos’ ;-)
  • Bebe muchos líquidos: la hidratación es fundamental para eliminar todas esas grasas que han quedado acumuladas durante el embarazo y favorecer la circulación.
  • Practica la lactancia: la mayoría de las mujeres que dan el pecho a su bebé suelen perder peso antes y más fácilmente, ya que el bebé se lleva esas reservas de grasa a través de la alimentación.
  • Ejercicio, ejercicio y más ejercicio: todos estos consejos son buenos y saludables para perder peso, pero la mejor manera de recuperar el tono de tus abdominales es combinarlos con ejercicio físico.

En definitiva, no te estreses, tómate tu tiempo y piensa que con paciencia es posible combatir la flacidez posparto. Si muchas mujeres lo consiguen, tú también… pero sobre todo, ¡disfruta de tu bebé!

 

volver