Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Tema del mes

>

Vacunas y gestación, por la Dra. Julia Ramos

RSS
Vacunas y gestación, por la Dra. Julia Ramos

 En la actualidad, el riesgo que representa para un feto en crecimiento la vacunación de la madre durante el embarazo es principalmente teórico. No hay estudios que demuestren que las embarazadas corran riesgo al recibir vacunas elaboradas con virus inactivados, vacunas antibacterianas o toxoides. El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas, cuando la infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto.

Pero si hablamos de vacunas con virus vivos, por lo general están contraindicadas en las embarazadas por el riesgo teórico de transmisión del virus de la vacuna al feto. Si por equivocación una mujer embarazada recibe una vacuna con virus vivo o si una mujer queda embarazada dentro de las 4 semanas siguientes a la vacunación, se le debe orientar sobre los posibles efectos negativos en el feto. Sin embargo, no suele ser una razón para interrumpir el embarazo.

Vacunas recomendadas durante el embarazo en caso de exposición:

Entre las vacunas recomendadas en las embarazadas se encuentran la vacuna antigripal, anti-tetánica, antidiftérica y contra la tos ferina, aunque en este apartado nombraremos las que se recomiendan en general en función del riesgo de la paciente a la exposición del agente patógeno.

El uso de estas vacunas confiere inmunidad al bebé durante sus primeros meses de vida. En general, lo recomendable es que las embarazadas se vacunen si han superado el primer trimestre del embarazo, a menos que haya una situación que suponga un riesgo elevado en cuyo caso el especialista deberá valorar los riesgos y beneficios de la situación.

  • Gripe (V. Influenza) Virus Inactivados: La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda vacunar a las mujeres que estarán embarazadas durante la temporada de la gripe. La época más apropiada para vacunarse sería durante los meses de septiembre y octubre.
  • Tos ferina: La recomendación de los expertos consiste en administrar una dosis de vacuna contra la tos ferina a las embarazadas en el tercer trimestre de la gestación, entre las semanas 27 y 36, y revacunar en cada embarazo. También es importante hacerlo antes del parto para que los anticuerpos maternos que tardan en generarse entre dos y tres semanas pasen al bebé. Es clave vacunarse en las últimas semanas del embarazo y no antes, porque el nivel de anticuerpos maternos es más elevado cuando la vacunación es reciente.
  • Tétanos y difteria (Td): Se recomienda su administración durante el embarazo para prevenir el tétanos neonatal, ya que los anticuerpos generados protegen al bebé hasta los seis meses de edad. Las mujeres embarazadas previamente vacunadas que no han recibido la vacuna en los últimos 10 años, deben recibir una de recuerdo.
  • Hepatitis A: No se ha determinado la inocuidad de la vacuna contra la hepatitis A durante el embarazo; sin embargo, se cree que el riesgo teórico al cual está expuesto el feto es bajo debido a que esta vacuna se produce con el virus inactivado. Se debería administrar a las mujeres con alto riesgo de contagio.
  • Hepatitis B: La vacuna contra la hepatitis B se recomienda en mujeres embarazadas expuestas al riesgo de infección por dicho virus. La vacuna contiene partículas no infecciosas de HBsAg y no debe representar ningún riesgo para el feto.
  • Rabia: Debido a las consecuencias potenciales de una exposición a la rabia mal tratada, el embarazo no es una contraindicación para la profilaxis post-exposición. Si el riesgo de exposición a la rabia es considerable, la profilaxis pre-exposición también podría ser indicada durante el embarazo.
  • Neumocócica (PPV23): No se ha evaluado la inocuidad de la vacuna polisacárida neumocócica durante el primer trimestre de embarazo, aunque no se conoce ningún efecto adverso en recién nacidos cuyas madres fueron vacunadas por equivocación durante el embarazo.


Vacunas contraindicadas en caso de exposición:

  • Sarampión: La vacuna triple vírica (sarampión, rubéola, parotiditis) no debe ser adminis-trada a mujeres embarazadas. Estas vacunas son de virus vivos. De hecho, debe recomendarse a las mujeres no quedar embarazadas durante al menos un mes después de la vacunación.
  • Poliomielitis (VIP): debe evitarse administrar esta vacuna a mujeres embarazadas. Sin embargo, si una mujer está expuesta a un alto riesgo de infección y requiere protección inmediata contra la poliomielitis, se recomienda el uso de vacuna con gérmenes muertos (Salk).
  • Varicela: Se desconocen los efectos de la vacuna contra la varicela en el feto y, por lo tanto, las mujeres embarazadas no deben recibir esta vacuna. Las mujeres que son vacunadas deben evitar quedar embarazadas durante un mes después de la inyección de cada dosis.

Si por equivocación una mujer embarazada es vacunada o se queda embarazada en las 4 semanas después de recibir la vacuna, se le debe orientar sobre los motivos teóricos de preocupación con respecto al feto. En cualquier caso, no debería ser razón para interrumpir el embarazo.

Julia Ramos, ginecóloga especialista en reproducción asistida.

volver