Directorio de centros
Date de alta si eres un centro ginecológico o de fertilidad
Directorio centros fertilidad
Usted está en:

Blog

>

Volver al trabajo tras el parto

Volver al trabajo tras el parto

31-03-2014

 Después del embarazo y los primeros meses sin separarte de tu bebé, llega el momento de reincorporarte a tu vida laboral. ¿Estará bien sin mí?, ¿comerá bien?, son algunas de las preguntas que seguramente te hagas. Por eso en este post te dejamos algunas recomendaciones para hacer más fácil tu vuelta al trabajo. ¡Ánimo!


En la actualidad, trabajar y ser mamá al mismo tiempo exige un gran esfuerzo, ya que además de lo que representa tener una carrera profesional, ahora has de cuidar de tu bebé. Tú eres la que sabes cuándo tiene hambre, qué significa ese bostezo o cómo llora cuando tiene sueño, pero conciliar ambas situaciones no es algo imposible. ¡Si muchas mamás lo hacen, tú también!

Lo importante es organizarse y poder dedicar tiempo a tu trabajo, a tu vida familiar y también a ti misma. Eso sí, deberás tener un poco de paciencia. ¡Atenta!

• Lo primero de todo es que no debes sentirte culpable. No pienses que eres “peor madre” por no pasar todo el tiempo con él, o que esto afectará a su desarrollo. Date tiempo y trata de mantener una actitud positiva. Recuerda que no eres tú sola la que sufre el cambio, sino también tu bebé y todos los que te rodean, por lo que ayudará que aportes tranquilidad.

Elige a alguien de confianza para que se ocupe de él en tus horas de trabajo. Ya sea tu pareja, un familiar o una persona o centro especializado, lo importante es que encuentres una solución con la que te sientas segura. Recuerda que no eres la única que puede cuidar bien de tu bebé.

Pide ayuda si la necesitas. Ya sea para las tareas del hogar, para hacer la compra o para acompañarte a las revisiones del bebé, apóyate en tus familiares y amigos. Si sientes que no puedes con todo, ¡exprésalo! La gente que te quiere y te rodea seguro que estará ahí para echarte una mano.

Administra tu tiempo. Comprar por internet, planificar las comidas de la semana o preparar tu ropa y la del bebé por las noches son ideas muy prácticas para ‘olvidarte’ de los quehaceres del día a día y poder compartir más tiempo con tu familia.

• Todos los días guarda un poco de tiempo para dedicar exclusivamente a tu hijo. Además de los momentos dedicados a su alimentación, al baño… guarda un poco de tu tiempo libre para pasarlo con él. No olvides abrazarlo y besarlo incluso cuando estés exhausta, ¡eso te dará fuerzas y seguro que él lo nota!

• ¡Pero sin olvidarte de ti misma! Dedícate unos minutos diarios solo para ti. Aprovecha cuando el bebé duerma o esté a buen cuidado para darte un baño, leer un buen libro o cenar tranquilamente. ¡Eres una mamá trabajadora y te lo mereces!

Sabemos que volver a tu rutina de trabajo y el hecho de tener que dejar a tu hijo con otras personas supone un gran desgaste físico y emocional, pero seguro que lo harás lo mejor que sepas. ¡Tú puedes!

 

 

volver